Enrique Gaspar y su máquina del tiempo

Publicado en por Pepola

http://wscdn.bbc.co.uk/worldservice/assets/images/2011/04/09/110409160347_gaspar_304x171__nocredit.jpgPodría sorprender a los fans de la ciencia ficción saber que fue un dramaturgo español poco conocido a quien se le ocurrió primero la idea de viajar en el tiempo a través de un artilugio mecánico.

Enrique Gaspar, un diplomático español escritor de zarzuelas, se adelantó ocho años a H. G. Wells al escribir una novela sobre los viajes en el tiempo y en la invención de un artefacto capaz de ello. Ésta parece ser la primera descripción literaria de una máquina del tiempo de que se tenga noticia: El anacronópete.

"El anacronópete" fue escrita originalmente como una opereta cómica, en el tiempo que Gaspar, un diplomático un tanto extravagante, había sido enviado a China.

La vida de Enrique Gaspar estuvo llena de peripecias: desde el amor prohibido con una aristócrata a la que acabó desposando hasta su intento de traducir El Quijote al chino. Gaspar fue además un ejemplo de que las mejores carreras se hacen sin ir a clase: sus contactos políticos liberales y la influencia de su suegro le abrieron las puertas de la diplomacia.

 

La obra, publicada en 1887, no puede ser de esencia más española: una novela satírica, con http://wscdn.bbc.co.uk/worldservice/assets/images/2011/04/09/110409161617_gaspar3_224x280__nocredit.jpgestructura de zarzuela y teñida de controversia política.

Ridiculiza las ilusiones de grandeza españolas mediante visitas a la batalla de Tetuán (1860) o la conquista de América. También hace mofa, especialmente, de los conservadores propósitos de don Sindulfo García, el científico protagonista, que lo que quiere es casarse con su sobrina en un tiempo en que las costumbres sean más restrictivas con las mujeres.

La literatura española del siglo XIX no se asocia con la fantasía o la ciencia  ficción.

Mientras que "La máquina del tiempo" de Wells nunca ha dejado de imprimirse y se ha disfrutado en todo el mundo, "El Anacronópete" cayó en el olvido. Tuvo que esperar más de cien años para que se rescatara todo el texto. Gracias al trabajo de detectives de un club de ciencia ficción español que "El Anacronópete" reapareció. En 1999 el club lo distribuyó en disquetes.

En sus viajes, los personajes observan una batalla del siglo XIX español, viajan a la antigua Roma, hacen escala en la China del siglo III y llegan hasta el mismo momento de la Creación.

"El Anacronópete" está lleno de humor y Gaspar satiriza algunos de los usos ridículos de la ciencia. Se pregunta si el progreso científico y los avances tecnológicos son las respuestas a todo.

Fue una coincidencia que los dos europeos idearan una invención tan fantástica casi al mismo tiempo (no hay indicios de que Wells haya leído la novela de Gaspar), pero hay que recordar que vivían en el siglo XIX, la era de nuevas tecnologías, como la máquina de vapor, el telégrafo y la electricidad.

Mientras que la máquina del tiempo de Wells fue algo minimalista, la de Gaspar fue muy elaborada: un enorme barco rectangular, de hierro, que funcionaba con electricidad.

Como la nave Tardis de la serie Doctor Who, el barco de Gaspar parece mayor por dentro que por fuera. Su invento incluso tiene una lavandería futurista, una cocina y una plataforma de observación.

 Fue un dramaturgo prolífico, pero también escribió algunas novelas que trataban sobre el impacto social de la ciencia y la tecnología. La novela no pretendía ser un estudio científico serio, sino una forma de mirar el pasado o el futuro para satirizar el presente.

 

Fuentes:

Texto Completo:El Anacronópete"

bbc.co.uk

Etiquetado en Personajes

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post