Shinawatra, el Berlusconi asiático

Publicado en por Pepola

Shinawatra.jpg

Desde hace años, la población tailandesa está fraccionada en dos frentes políticos:

rojo y amarillo.

 

Por un lado, el movimiento popular, también conocido como camisas rojas, que apoya al presidente depuesto en 2006 por un golpe de estado, Thaksin Shinawatra. Por el otro, el movimiento monárquico y conservador (o camisas amarillas) del actual gobernante Abhisit Vejjajjiva.

 

En 2001 Thaksin Shinawatra asumió el cargo de primer ministro tailandés.


A través del desarrollo de políticas sociales se ganó el favor de la población rural y la clase trabajadora.

Sin embargo, la figura de Shinawatra es muy controvertida.


Thaksin es el hombre más rico de Tailandia, aunque antes de ser Primer Ministro transfirió todas las compañías bajo su propiedad a miembros de su familia.

El antiguo gobernante y magnate de la comunicación está acusado de especulación y malversación de fondos... no en vano es conocido como el Berlusconi asiático.


En 2006, siendo ya primer ministro, su familia vendió a la compañía estatal de Singapur, Temasek Holdings, el 49,6% de Shin Corporation por 2.230 millones de dólares... una beneficiosa venta de acciones, libre de impuestos, que realizó la familia de Shinawatra fue la acusación que alegaron los golpistas para justificar el cambio de régimen.

La operación estaba prohibida por la legislación tailandesa.

 

Shinawatra está acusado en otro juicio por la concesión de un préstamo a la Junta militar de Birmania, actuando como primer ministro, por importe de 170 millones de dólares, para que Birmania adquiriera otra compañía de la familia de Shinawatra, Shin Satellite.   

El mismo día que la coalición gobernante elegía a su cuñado, Somchai Wongsawat, como candidato a primer ministro, el Tribunal Supremo de Tailandia emitió una nueva orden de arresto contra Shinawatra, la segunda desde el golpe de Estado, esta vez por la venta de Shin Corporation.  


El Tribunal Supremo tailandés lo declaró culpable y lo condenó a dos años de prisión por corrupción el 21 de octubre de 2008, por la enajenación de unas propiedades inmobiliarias a su esposa cuando era jefe de gobierno, a la que el tribunal absolvió.

Los bienes comprados en 2003 a precios preferenciales, se encontraban en el centro de Bangkok. Los terrenos habían sido adquiridos por Tailandia a instituciones financieras en 1995. El tribunal consideró que «Thaksin violó el artículo de la Constitución que previene el conflicto de interés, dado que entonces era primer ministro y jefe de gobierno, y se suponía que iba a trabajar para el beneficio de los sectores públicos».

 

En 2008 Shinawatra abandonó el país para eludir la pena de cárcel. Dos años antes, los partidarios de Vejjajjiva, cansados de su política de carácter social, sus extravagancias, sus irregularidades o simplemente viendo peligrar su poder, respondieron con un golpe de Estado.

Desde entonces la población tailandesa permanece dividida entre los partidarios de uno u otro líder.


Un juez tailandés emitió ayer una orden de detención contra el depuesto ex primer ministro  Shinawatra, acusado de terrorismo por supuestamente haber instigado la violencia de los "camisas rojas" en la capital.

 

La legislación tailandesa castiga los delitos de terrorismo con la pena de muerte, y está previsto que en los próximos días se presenten los mismos cargos contra ocho de los nueve cabecillas de los "camisas rojas" que se han entregado a las fuerzas de seguridad.

 

Seguramente la cosa no quedará ahí después de la terrible batalla campal desarrollada en el centro financiero de Bangokok en los últimos días, y menos aún después de esta acusación de terrorismo a líder depuesto.

Habrá más movilizaciones, si cabe aun más radicales, por parte de los camisas rojas... aunque serán reprimidas por el gobierno nuevamente.

No se augura un futuro próximo de tranquilidad en el país de las sonrisas.

 

Fuentes:

 

Telegraph.co.uk

Euronews

Wikipedia

Etiquetado en Personajes

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post