Sobre Leyes y Jueces

Publicado en por Pepola

http://www.lacasadelarcerojo.es/wp-content/uploads/2010/07/imagen-leyes.jpg

Todos nosotros estamos influídos por las leyes en nuestra vida diaria y nos hemos acostumbrado tanto a que estén ahí que rara vez pensamos en ello.

La historia del derecho está estrechamente vinculada con el desarrollo de las civilizaciones.

En las culturas del Proximo Oriente Antiguo son los dioses quienes dictaban las leyes a los hombres, por eso, las leyes eran sagradas.

Hasta que al rey Hammurabi de Babilonia (1728 - 1686 aC.) no se le ocurrió poner la ley por escrito, la gente estaba sometida al capricho de los jueces, cada uno aplicaba la ley que le parecía y nadie sabía que era legal y qué estaba fuera de la ley.

Las leyes en el Antiguo Egipto, que datan del año 3000 aC., aparece un código civil que se basa en el concepto de Maat, que se caracteriza por la tradición, el discurso retórico, la igualdad social y la imparcialidad. 

En ocasiones ocurría que en distintas ciudades un mismo caso podía tener dos o más resultados distintos. Por ejemplo: "le compré una cabra pero se murió al tercer día, por eso quiero que me devuelva el dinero". Un juez podría determinar que se devuelva el dinero, otro que no se devuelva nada, y un tercero que se devuelva la mitad del importe de la compra. Así que en muchos casos someterse al arbitrio de un juez era casi someterse a una lotería en la que dependiendo de qué juez te tocara y el humor con el que se hubiera levantado, podías conseguir un resultado u otro.

Fue así como se sentaron las bases de la jurisprudencia: en los casos en los que un juez tuviera dudas debía conocer lo que otros jueces habían decidido en casos similares, y si el resultado había sido aceptable decidir en el mismo sentido.

En Grecia, hacia el 621 aC., frente a los reclamos populares por la arbitrariedad de los jueces, el legislador Dracón recopila las leyes orales y las pone por escrito. El código era muy duro y algunos decían que "parecía escrito con sangre" porque casi todos los delitos eran castigados con la muerte.

Pero las leyes no tenían como objetivo el castigo sino la garantía de los derechos.
En el 550 antes de Cristo otro legislador, Solón, moderó las leyes de Dracón haciendolas más humanas y justas y eliminando algunas, como la que establecía la esclavitud por deudas.
Con los romanos llegó Ley de las Doce tablas (450 aC.) que fijaba las leyes por escrito, como en las otras culturas.
El conjunto de leyes e instituciones judiciales creadas por los romanos son la base de nuestro sistema jurídico actual
Las leyes escritas fueron un gran avance de todas maneras, porque los ciudadanos libres tuvieron un elemento de defensa frente a la libre interpretación de los jueces.

Una persona se convertía en Juez de varias formas, y sorprendentemente, alguna de ellas de forma involuntaria. Un anciano con fama de honrado y reputación intachable, podía ser requerido por personas que le respetasen para aconsejar o decidir en determinados conflictos personales. Si su decisión era acertada, su fama aumentaría y más personas acudirían a él para consultarle y pedirle su intermediación.

Para nuestros tiempos modernos, en los que la justicia es un monopolio del estado y donde está prohibido que una persona realice determinadas actividades como la de juez, puede resultar sorprendente, absurdo, extraño e imposible de entender, pero el sistema judicial surgió de esta forma.
Cualquier persona podía convertirse en juez. Si no tenía buena reputación acababa sin clientes y debía dedicarse a otra cosa. Si tenía buena reputación podía ganarse la vida bastante decentemente. La profesión de juez era muy apreciada y al principio habría mucho intrusismo, pero eso hacía que incluso los mejores jueces ofrecieran sus servicios a un precio muy económico. De ahí que, aunque era una profesión más o menos apreciada y respetada, no era tan rentable como un taller artesano, y eso hizo que el trabajo de juez acabara siendo ocupado casi siempre por personas de cierta edad que hubieran llevado una vida de trabajo honrado e intachable reputación.

Fuentes:
historiadavidtrumbullsegundociclo.blogspot.com

Etiquetado en Derecho Internacional

Comentar este post