El Cáucaso, un punto caliente

Publicado en por Emma Rodriguez

caucaso2.gifEl Cáucaso está formado por países situados entre el mar Negro y el mar Caspio.

La zona norte o Cáucaso Norte pertenece a la Federación Rusa, se divide en 7 repúblicas autónomas:

Chechenia, Osetia del Norte, Ingusetia, Kabardino-Balkaria, Karacháevo-Cherkesia, Adiguesia y Dagestán.

La zona sur
o Cáucaso Sur está formada por dos estados independientes cristianos, Georgia y uno musulmán, Azerbaiyán.

Pese a su reducido tamaño, la región del Cáucaso tiene gran interés geopolítico debido a su estratégica situación entre Europa y Asia, y sobre todo porque es la puerta de acceso a los hidrocarburos del mar Caspio.

En la región caucásica viven unos 30 millones de personas. La población es predominantemente blanca, aunque existen más de 60 etnias diferentes.

Es una zona de numerosos conflictos étnicos y nacionalistas. Los principales enfrentamientos tienen lugar en el Cáucaso Norte a causa del deseo de independencia de algunas repúblicas, principalmente Chechenia.
En el Cáucaso Sur, los principales conflictos están motivados por reivindicaciones territoriales, en particular la de Armenia por el territorio de Nagomi Karabaj, bajo dominio de Azerbaiyán, pero poblada por armenios.
  

Las regiones montañosas son siempre más convulsas.

La situación en el Cáucaso hoy podría compararse a la de los Balcanes a principios del siglo XX.

Es una zona de Estados que no se fundaron a sí mismos, sobre todo en el norte, en la parte rusa. Son naciones en las montañas que fueron invadidas.


Rusia tenía un sueño, que era conquistar Constantinopla, para lo que había que cruzar las montañas caucásicas. Esto fue muy positivo para Europa, porque decidió invadir el Cáucaso y no la propia Europa. Si no, las cosas habrían sido muy diferentes en el continente.


También hay que recordar que chechenos y otras comunidades fueron deportados por Stalin a Kazajistán y la mitad murió durante el trayecto. Los chechenos dijeron que no... y cuando te niegas a algo la reacción no suele ser buena. Y lo que ocurrió en Chechenia en los 90 fue un caos.

 

Históricamente, el conflicto entre Rusia y Chechenia se ha intensificado en los momentos de debilidad de Moscú, y apagado cuando atravesaba dificultades internas. No tengo ninguna duda de que si Rusia sufriera otra crisis importante, como la que sufrió a comienzos de los años 90, los chechenos intentarán de nuevo luchar contra el Kremlin para conseguir una mayor independencia.

 

El sur del Cáucaso es una región fronteriza entre tres potencias, Rusia, Turquía e Irán.

Durante el proceso de desintegración de la URSS, muchos expertos predijeron que estos tres países se convertirían en adversarios, en el sentido de que cada uno pretendería conquistar o consolidar su esfera de influencia en la región. De hecho, surgieron rivalidades entre Rusia e Irán respecto a Azerbaiyán, Armenia y Tayikistán; entre Rusia y Turquía en Azerbaiyán; y también entre Irán y Turquía en Azerbaiyán y Turkmenistán.


Hoy en día, sin embargo, Rusia, Irán y Turquía colaboran a la hora de defender intereses económicos y energéticos, y han hecho una especie de frente de resistencia común contra la expansión de los consorcios energéticos occidentales en Asia Central y en el Cáucaso.

 

En torno al mar Caspio se albergan 25.000 millones de barriles de hidrocarburos. Las reservas de Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán igualan las de Kuwait y superan las de Alaska y el mar del Norte juntas. Por eso el control de esos yacimientos es muy importante.

Etiquetado en Geopolítica

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post