Kurdos, un pueblo disgregado

Publicado en por Emma Rodriguez

Los kurdos, con una población de más de 25 millones de personas, constituyen la mayor minoría del mundo sin estado propio, pero hasta hace poco su larga lucha por la autonomía ha merecido poca o nula atención.

Los kurdos son muslmanes suníes pero de lengua indoeuropea (diferente al turco o al árabe) y están repartidos por varios estados:
Turquía -> 15 millones
Irán -> 7 millones
Iraq -> 5 millones
Siria -> 1 millón
Azerbaiyán -> 0,6 millones.

Esta división es el resultado del trazado de una serie de fronteras; la más antigua data del siglo XVII y fué creada entre el imperio Persa y el Otómano. Tras la primera Guerra Mundial otras líneas separaron Turquía, Irak y Siria.

Después de la Primera Guerra Mundial a los kurdos se les prometió un estado propio, pero el sueño
se desvaneció entre las presiones del nacionalismo turco y la reorganización de Oriente Medio, por parte de las potencias aliadas.
Durante el resto del siglo, la historia de los kurdos ha sido de conflicto casi constante.
Los gobiernos de Oriente Medio reprimieron la cultura, la lengua y la política kurda, destruyeron miles de pueblos e hicieron «desaparecer» e incluso gasearon a sus habitantes.

KURDISTÁN, un país inexistente

KurdistanMap1No busqueis este país en los mapas pues no existe.

Se encuentra dividido en cuatro zonas cuya soberanía corresponde, respectivamente, a Armenia, Turquía, Iraq, Irán y Siria, como se ve en el mapa.

La gran tragedia del pueblo kurdo son sus recursos naturales.

En este territorio se encuentran la mayoría de las reservas petrolíferas de Iraq e Irán, y la totalidad del petróleo sirio y turco; en la zona de Irak, las reservas representan el 40% del total de la nación y en Irán son sólo el 10 %, pero en esta misma zona se ha localizado una de las principales bolsas de gas natural del país.

Ninguno de estos vecinos quiere ver surgir un Estado kurdo independiente, lo que lleva a curiosas alianzas, por ejemplo entre Ankara y Damasco.

Autónomos en Irak

En el Kurdistán iraquí, los kurdos viven en una autonomía semiindependiente desde 1991. Si consiguieran, como está previsto en referéndum, unir la región de Kirkuk y su petróleo, serían más ricos y poderosos, lo que Turquía quiere evitar.

Evidentemente, nadie quiere perder un territorio así y tanto Irak como Turquía han practicado contra el pueblo kurdo verdaderos genocidios (alrededor de unos 3 millones de kurdos han sido asesinados en los últimos 25 años), negando su idioma o costumbres y obligándolos a la emigración
.

Tras la caída de Sadam Husein en 2003 han obtenido en Iraq una amplia autonomía -que no ha resuleto la cuestión del control de los pozos pretrolíferos-. Por otra parte Turquía teme un contagio del caso iraquí entre los kurdos en su país.

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK)

Ha sido durante décadas un quebradero de cabeza para Turquía. El PKK goza de una alta popularidad entre la población kurda.

Este grupo, de inspiración leninista-marxista, fue fundado a finales de los años '70. En 1984 inició una campaña armada contra el gobierno de Turquía con el objetivo de conseguir la creación de un estado kurdo independiente dentro de ese país.

Desde que se inició el conflicto han muerto más de 37.000 personas y miles de aldeas han sido destruidas en el sudeste y este de Turquía, de mayoría kurda.


En 1990 el PKK modificó su demanda de creación de un estado independiente por la petición de más autonomía para los kurdos.
Turquía, al igual que algunas naciones occidentales considera al PKK como una organización terrorista, y se niega a negociar.

Las dificultades del PKK no comenzaron hasta la última década del siglo XX, especialmente a causa de su vinculación con las redes internacionales del narcotráfico. De hecho, el PKK se convertiría en una pieza clave de la estrategia internacional de tráfico de drogas y blanqueo de dinero procedente de actividades delictivas en todo el mundo y, de manera muy especial, en la Unión Europea.


Fuentes:
"Geopolítica" de Yves Lacoste
BBC Mundo

Etiquetado en Geopolítica

Comentar este post