Indonesia, la herida abierta

Publicado en por Emma Rodriguez

Indonesia_provinces_indonesian.pngIndonesia está compuesta por 18.000 islas desde la punta sur de Tailandia hasta el norte de Australia.

 

Es la cuarta nación más grande del mundo con una población de unos 240 millones de habitantes, de los que ás de 210 millones son musulmanes suníes.

Es el país en el que viven más musulmanes que en cualquier otra parte del mundo, más incluso que en todo Oriente Medio junto... pero hay también cristianos (Timor Oriental) e hindúes (Bali).

Obtuvo la independencia de los holandeses en 1949. Tras una brutal y sangrienta campaña contra el partido comunista de Indonesia, el general Mohamed Suharto instauró una dictadura militar en 1965 que duró 32 años. Bajo este régimen, los radicales islámicos fueron perseguidos y encarcelados.

 

En 1998 en medio de la crisis esconómica que sacudió Asia, el régimen de Suharto se vino abajo.

 

Timor Oriental


mapa-timor.gifLos nativos eran cristianos —herencia de los portugueses que ocuparon Timor durante siglos—. Al ejército de Indonesia (TNI) no les gustaba los cristianos.

Resultado: el ejército liquidó a unos cientos de miles de miles de timoreses para que los nativos comprendieran las ventajas de ser indonesio. Y los timoreses quieren separarse. Y ahora está pasando lo mismo en Aceh.


mapa-aceh.jpgSus habitantes han decidido dar la espalda a Indonesia y dicen que quieren ser independientes.

Pero en el caso de Aceh no es por motivos religiosos. Los aceneses llevaron el Corán a todo el país. Si miráis el mapa de Indonesia, veréis que Aceh en el extremo norte de Sumatra. Es la puerta natural océano índico, y por ella entró el islam.


Aceh fue asimismo uno de los últimos lugares en caer en manos de los europeos en el siglo XIX. Cuando el resto de Indonesia estaba ya bajo dominio holandés, Aceh aún era independiente. Los holandeses lo invadieron en 1873, pero hasta aproximadamente 1912 no lograron reprimir los últimos focos de resistencia. Y en el intento los holandeses perdieron diez mil soldados; no es mala marca para unos nativos que peleaban con trabucos con­tra un moderno ejército europeo.


El caso es que los aceneses son muy orgullosos. No les gusta que les den órdenes otros indonesios, como tampo­co les gustaba ser mal tratados por los holande­ses.

Y eso es lo que está pasando: los javaneses tratan de mandar sobre el resto de Indonesia. Es Java quien gobier­na el país. Las zonas de mayor extensión como Irían Jaya, Borneo y Sumatra carecen de poder o influencia. Java, controla el laberinto de tres mil islas... si puede decirse que alguien controle nada por allí.


Java es la isla más densamente poblada a este lado de Singapur, y los javaneses quieren apoderarse de todo. Y como los javaneses no creen en los anticonceptivos, tienen una de las tasas de natalidad más altas del planeta.

Los chavales que les so­bran son enviados a otras islas para asegurarse de que In­donesia vaya creciendo en número de javaneses con cada nueva generación, Algunas islas del país son ya medio ja­vanesas, y eso que hace cincuenta años los nativos de di­chas islas no habían visto un javanés. Dicen que los javaneses están apoderándose de los pueblos de pescadores y los campos de arroz, con lo cual los aceneses se quedarían absolutamente sin nada. Se sienten como intrusos en su propio país. Y como arroz y pescado es lo único que comen, no pueden cenar sin dar­le unas monedas a algún "invasor" javanés.


Pero hay más. Aceh cuenta con algunos de los más ricos yacimientos de gas natural de la región, y los lugareños aseguran que todo ha sido una operación por parte los javaneses. El gobierno indonesio pacta con Exxon Mobil y envía a Aceh una cuadrilla de obreros para construir las torres de perforación.

 

En este asunto, los mayores sinvergüenzas son los militares indonesios. Al TNI le gusta entretenerse con algunas guerras silvestres. Eso da colorido al curriculum de sus oficiales y supone carretadas de dinero para el estamento militar.

El TNI, como cualquier ejército permanente, tiene cuerpo de oficiales sedientos de rango. Y la mejor mane de conseguir un ascenso es que te trasladen a algún sitio como Aceh o Irian Jaya, donde los nativos están sublevados. No corres mucho peligro de que te peguen un tiro porque los guerrilleros andan muy mal de armas; en cambio, tú puedes anotar un buen recuento de bajas enemigas y conseguir que te asciendan. Es lógico, pues, que las tropas destinadas en Aceh procuren matar a cuantos m nativos mejor.

   

Hay mucho dinero en juego.

El gobierno indonesio sólo da al ejército una cuarta parte de los fondos que necesita. Depende del ejército procurarse el resto, así que hasta el último militar trata de conseguir un trato más beneficioso. Exxon Mobil paga millones al TNI para que proteja sus yacimientos de gas. Ese dinero va directo a los bolsillos de los generales. Cuanto más abajo estás en escalafón, menos dinero sacas con chanchullos. Un co­mandante, por ejemplo, puede extorsionar a la tripula­ción de un mercante chino (los musulmanes indonesios odian a muerte a los chinos); un simple soldado raso qui­zá tenga que conformarse con «registrar» unas cuantas chozas y llevarse lo que pueda acarrear hasta el vehículo blindado.


Lógicamente, si quieres seguir cobrando por labores de protección, debe existir algo de lo que «proteger» a tus clientes. De ahí que al TNI le convenga que haya de vez en cuando un pequeño movimiento insurgente, como ahora en Aceh. Así los militares siguen teniendo un moti­vo para permanecer en el poder.

 

Y lo necesitan, porque desde el gran crack de Indone­sia en 1998, el TNI ha estado pisando arenas movedizas. Primero los propios javaneses se rebelaron contra Suharto y sus compinches militares; luego se tuvo noticia de las animaladas que el TNI estaba haciendo en Timor Orien­tal. Y la gente empezó a preguntarse por qué Indonesia tenía que aguantar a ese hatajo de matones corruptos e incompetentes.

 

Pero al TNI no le gustan las preguntas, está acostum­brado a controlar el país, cosa que viene haciendo desde 1965. Muy pocos lo recuerdan ya, pero la primera gran rebelión «islamista» tuvo lugar aquel año en Indonesia; Suharto, el dictador comunista que gobernaba el país, se esta­ba volviendo demasiado rojillo para el gusto del ejército o la CIA (que siempre ha estado muy, pero que muy próxi­ma al TNI). Con ayuda de la CIÁ, el ejército empezó a agitar las guarniciones de todo el país a fin de acabar con los comunistas. Alborotaron también a los civiles, contán­doles que los rojos pretendían abolir la religión.

 

En cuestión de meses, el PKI (Partido Comunista de Indonesia) fue aniquilado. Literalmente. No se sabe con seguridad cuántos murieron, pero se calcula que alrededor de medio millón de personas. Unos eran comunista otros, simplemente, eran vecinos molestos.

 

Desde 1965 hasta finales de los noventa, Suharto lideró el ejército pero cuando se produjo la debacle de la URRS ya no fue tan fácil pretender que si el TNI se cargaba pueblo entero, era en su lucha contra los comunistas. Luego los telediarios norteamericanos empezaron a mostrar las fosas comunes en Timor Oriental y a los gerifalte del TNI la vida se les complicó aún más.        

Ahora el TNI está en un atolladero. La única manera que conocen esos militares de hacer frente a la insurgencia es la tradicional: rodear un pueblo, matar a todos lo de la lista de rebeldes, torturar a los chavales para conseguir más nombres, violar a mujeres y muchachas, quema la escuela y largarse con la advertencia de que la próxima vez será peor.


Dicho sea de paso, así es como funciona la contra insurgencia en todas partes. Mientras tanto, los rebeldes del GAM (siglas del grupo en indonesio, Gerakan Aceh Merdeka) han pasado a la clandestinidad. Es otra cosa típica de la guerra de guerri­llas: cuando el ejército se pone duro, tú desapareces. Esto es, dejas que la víctima del terror militar sea la gente... Desde la perspectiva del GAM, el ejército lo está haciendo muy bien en el sentido de favorecer el reclutamiento para la guerrilla: cada vez que el TNI mata a alguien, su hermano se apunta volunta­rio al GAM.


Nadie sabe a ciencia cierta cuántos hombres tiene el GAM, pero se calcula que unos cinco mil. Es bastante, para un grupo guerrillero, pero tengo entendido que to­davía no son buenos soldados. Se dedican básicamente a tender pequeñas emboscadas y matan una decena de sol­dados del TNI al mes. Eso sí, tienen lo que toda guerrilla necesita más aún que las armas de fuego: una buena red de informadores por toda la región. La guerra de guerri­llas depende más del espionaje que de los combates en sí. Por eso el ejército ataca pueblos y aldeas: para obtener información. Y por eso el GAM no defiende los pueblos: no quiere batallas, sino que los lugareños se harten del TNI y se conviertan en informadores del GAM.


Lo malo es que este tipo de guerra suele llegar pronto a un callejón sin salida. Lo de Aceh podría durar veinte o treinta años. Los oficiales del TNI organizarán algunos ataques, fanfarronearán del número de bajas enemigas y volverán a Java con una medalla y parte del botín. Enton­ces el GAM avivará la cólera de los lugareños; reclutará más gente y acorralará a unos cuantos soldados que ni siquiera sabrán dónde están. Así funciona esto, y así puede seguir eternamente.


Timor Oriental estaría desangrándose todavía si la ONU no hubiera decidido intervenir. Lo que pase en Aceh no dependerá del pueblo ni del TNI. Será consecuencia de lo que pase en el resto de Indonesia (sobre todo si las sublevaciones cobran fuerza) y de lo que decida Washington y la ONU. Y será la historia de siempre: mientras no ocurra algo realmente espeluznante este problema seguirá su curso.


Fuente:

"Hazañas y chapuzas bélicas" de Gary Brecher.

Etiquetado en Geopolítica

Comentar este post

Balam 03/14/2011 04:38



Muy buen trabajo el que mantienes con tu blog. Yo soy estudiante de Geografía y estoy especialmente apasionado por la Geografía Política entonces ya te imaginarás... Justamente acababa de hacer
un trabajo de Geomorfología de Indonesia y esto  viene a complementarlo muy bien. Seguiré revisando todo el material que tienes. Sólo quisiera saber (si no es mucha indiscreción):¿de que
país eres?, ¿A qué te dedicas?, es que veo entradas de diferentes temas, es por eso la curiosidad. Muchas gracias, un saludo!



Pepola 03/14/2011 05:42



Hola Balam. Pues verás, soy española y ,bueno, he cambiando bastante de vida laboral... pero he estudiado Quimicas e Informatica... y lo próximo en que me embarcaré (en breve espero) será en un
master en Relaciones Internacionales.


Y como son variados los temas que me interesesan por eso he creado este blog, para poder tambien compartir mis intereses.


Por cierto hace un mes tuve la oportunidad de conocer Indonesia... un pais exuberante y su gente es la mas amable y abierta que conocido (por el momento). ¡Sin duda merece otra visita! :)


Un saludo.



Seguridad Social 09/03/2010 16:48



No tenia ni la menor idea de que la situacion estuviese asi por aquel pais, pero veo que nadie tiene ni la menor intencion en buscar la solucion, y eso es muy grave.



Andros 08/30/2010 20:56



Todo cierra en Agosto xD



Julián Rivero 08/29/2010 23:47



Me ha gustado tu blog, espero pases por el mío: http://www.poetasdesucre.over-blog.es y deja tu comentario.