La Biología Sintética

Publicado en por Emma Rodriguez

cromosoma01.jpgLa Biología actual ha traspasado ya el umbral de la ingeniería genética, ha entrado en una nueva etapa, de la mano de la Biología Sintética.

El concepto surge de un esfuerzo por agrupar términos tales como ingeniería biológica, biología computacional, y biotecnología, y además implica aportaciones de muchos otros campos como la química, la informática, y la inteligencia virtual.


Año 2007: Diez años después del nacimiento de Dolly, la oveja clonada, el Instituto J. Craig Venter ha creado la primera especie hecha completamente en un laboratorio. Se trata de una bacteria construida totalmente con ADN sintético, llamada Sintia... se trata de un organismo vivo que no existe en la naturaleza.
Esto se logró creando un genoma, sintetizarlo e insertarlo en una célula para que sobreviva y se replique como una nueva especie.

Los microbios exóticos son la materia prima para crear nuevas formas de vida y nuevas fuentes de energía. Venter afirma que su expedición ha descubierto 3 995 nuevas familias de genes previamente desconocidas, y entre 6 y 10 millones de nuevos genes —que describe como “los componentes de diseño del futuro”.


Una industria completamente nueva

Para el 2014 existirá un sector industrial de rápida aceleración en Biología Sintética en todo el mundo. Esto seguramente incluirá campos como la asistencia médica, energías renovables, materiales, procesos industriales y tecnología alimentaria.
Es una herramienta que permite construir un nuevo material genético desde el principio en vez de usar partes del ADN, material genético ya existente.

Se están construyendo nuevas secuencias genéticas y nuevos organismos genéticos para químicos, producción de drogas y combustibles, recrear la vida en un laboratorio con fines industriales. En términos de madurez tecnológica, la biología sintética aún está en pañales, sin embargo, goza de miles de millones de dólares en inversión.
Los fondos provienen de gobiernos, capitalistas y grandes corporaciones, como BP, Shell, Cargill, Dupont y Virgin Group.

Los críticos han puesto el grito en el cielo.
Las posibles implicaciones sociales, ambientales y para el desarrollo de armas biológicas son demasiado graves para dejarlas en manos de científicos que pueden tener buenas intenciones, pero no dejan de tener intereses específicos. Se requiere un debate público incluyente, y a partir de éste, definir políticas y regulaciones.
Se preguntan:
¿la biología sintética es socialmente necesaria o aceptable? ¿Quién lo va a decidir? ¿Quién va a controlar la tecnología y cuáles son sus impactos potenciales?
Las objeciones ante estos avances parecen ser más bien políticas y económicas que morales, filosóficas o ecológicas. De cualquier manera, ante estos "inventos" tan revolucionarios, siempre es bueno un buen escándalo para hacer saltar todas las posibles piedras del camino.


Pronto seremos capaces de modificar seres vivos ya existentes a una escala muy superior a la ingeniería genética convencional. Diseñaremos nuevo ADN sintético, nuevas rutas metabólicas, nuevas estructuras, y funciones completamente insólitas en microorganismos inexistentes hasta el momento, creados para ser utilizados en medicina, energía, medioambiente, diseño, industria o la alimentación.

Cierto que la biología sintética todavía está asentando sus cimientos, pero el ritmo al que avanza es vertiginoso y nos acerca a una manipulación de la vida sin precedentes.

Merece la pena ir siguiéndole la pista.


Fuentes:

Grupo ETC

Ciberermitaños

error98.blogspot.com

biologia-sintetica.org

Etiquetado en Ciencia

Comentar este post