El paso del Noroeste, la última conquista

Publicado en por Pepola

_44027341_mapa1203bd.jpgTal y como anuncian los científicos, el Ártico perderá buena parte de su masa helada en apenas unos años.

Esta lamentable realidad ha despertado el interés de las grandes potencias en el Polo, con Rusia, EEUU y la UE a la cabeza, ya que al control del tráfico marítimo se une la posibilidad de explotar sus recursos naturales –un 25% de las reservas de petróleo y gas, así como níquel, plomo, estaño, manganeso, oro y platino- hasta ahora inaccesibles y ocultas bajo la capa de hielo del Océano Ártico.

Están en juego 1,2 millones de kilómetros cuadrados de fondo marino.

Esta zona del mundo no es de nadie, pero tampoco son aguas internacionales. Durante la guerra fría hubo gran interés, porque era una plataforma magnífica para lanzar misiles entre EE UU y la URSS, pero acordaron dejar el problema congelado. Ahora es cuando comienzan las reclamaciones sobre nuevas aguas territoriales y porque ningún país puede presentarse ante su opinión pública sin reclamarlo.

No se trata tan solo de la sospecha de la existencia de grandes reservas energéticas y minerales en esta zona del planeta, sino tambien del control de un posible paso navegable una vez el deshielo lo permita.

El estratégico paso del Noroeste

Hay dos pasos, el del noreste (no navegable), y el del noroeste, que se abrió durante unos meses por primera vez en 2007. Los investigadores calculan que los barcos podrán utilizar este último paso todo el año a partir de 2050 por el cambio climático.

Diversos organismos publicos y corporaciones privadas han invertido dinero en el estudio de la viabilidad de una ruta maritima entre el Pacifico y el Atlantico a traves del Circulo Polar: el llamado Pasaje del Noroeste, situado al norte de Canadá, que seria una ruta alternativa a la del Canal de Panamá. A través del paso del noroeste, entre Tokio y Nueva York hay 14.000 kilómetros; si el recorrido pasa por el canalde Panamá, son 18.200.

El interés de la Unión Europea en el paso del Noroeste es inequívoco; es muy importante -y rentable- garantizar que los barcos de la UE puedan utilizar esas rutas de navegación... los estados miembros de la UE poseen la mayor flota de navegación del mundo.
La diminuta Dinamarca controla por sí sola el 10% de todo el transporte marítimo mundial.
El 90% del comercio mundial se realiza por mar... lo que constituye un gigantesco negocio.
El uso de rutas más cortas se traduciría en cientos de millones de ahorro para las compañías.


paso-noroeste.jpgEl Ártico es un territorio en disputa y en proceso de regulación. Situado físicamente al norte de Canadá, este país no puede hacer absolutamente nada ante los barcos que surcan este paso. Se está librando una batalla por incluir al paso del Noroeste como aguas territoriales.

Hoy por hoy no es necesario que los barcos que surcan este paso se lo comuniquen a Canadá -aunque el gobierno quiere cambiar esto-... sólo les queda en "confiar" que los barcos se registren de forma voluntaria... los barcos quer entran en estas aguas no saben lo que hacen o a donde se dirigen.
El coronel de las fuerzas canadienses de la Zona Norte, Pierre Leblanc comenta: "No sabemos que es lo que está pasando en el Ártico. Y si no lo sabemos es porque no disponemos de los medios necesarios (ni en tierra ni en el espacio) para controlar que está ocurriendo". En el año 2007 Canadá envió un satélite al espacio, el RADARSAT2 con la misión específica de monitorizar el Gran Norte... esto es para seguir el rastro de los barcos que navegan por el paso pero no estará plenamente integrado en el sistema de vigitalncia militar hasta el 2011.

Cartografiando el Ártico

Parece increíble, pero las cartas de navegación que utilizan los barcos para cruzar el paso son todavía del siglo XIX. Hoy Canadá lucha por sus derechos en el ártico cartografiándolo.
El derecho internacional, plasmado en la Convención sobre el Derecho del Mar de Naciones Unidas, establece que los países con salida al mar tienen derecho a extender su zona de soberanía hasta 200 millas naúticas (370 kilómetros) desde la costa. Pero este límite se puede ampliar si un país demuestra que su plataforma continental, que es el lecho marino anexo al continente, va más allá de esa distancia.

España mira por la pesca

Los intereses de España en el Ártico son, todavía, escasos. La principal preocupación española es que el Paso del Noroeste sea considerado aguas internacionales y no canadienses. No sólo por el derecho de paso, sino principalmente por la pesca. La guerra del fletán demostró la importancia del caladero ártico: en 1995, Canadá apresó un pesquero español, el Estai, y la cosa a punto estuvo de acabar a tiros. Además, Noruega apresó en julio de 2006 a tres buques españoles que pescaba fletán azul en el Ártico junto a las islas Svalbard. 

 

En noviembre de 2005, el barco pesquero gallego Monte Meixuerio fue apresado por la guardia costera noruega, acusado de pesca ilegal de fletán. El caso abrió un conflicto diplomático entre España y el país nórdico. Y no era la primera vez. Un informe de la Dirección General de Pesca y Asuntos Marítimos de la UE, fechado el 3 de febrero de 2005, explicaba el problema.

Están en juego el arenque, el rape o la bacaladilla que nadan en las cercanías del polo. Conforme sube la temperatura, las poblaciones de peces se desplazan más hacia el norte y el mapa pesquero se diluye. El bacalao vive en aguas que no superan los dos grados centígrados. La frontera estaba antes a 750 al norte; ahora se ha desplazado hasta los 800. Conforme más se adentra en el Polo Norte, más se difumina la soberanía de las aguas.


Fuentes
:
Documental de la Noche Temática "la Batalla por el Ártico"
reei.org
Diario El país
xlsemanal.finanzas.co

Etiquetado en Recursos y Geoestrategia

Comentar este post