¿A qué se deben los precios del crudo y la gasolina?

Publicado en por Emma Rodriguez


Existen numerosas plataformas de negociación y más de 400 variedades de crudo cotizando cada una a un precio distinto.


¿Quién fija el precio del petróleo?


Los productores de petróleo de la OPEP.

 

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es una organización económica internacional, con sede en Viena (Austria).


La OPEP está integrada por cinco países fundadores (Arabia Saudí, Iraq, Irán, Kuwait y Venezuela). Posteriormente, la organización se amplió con siete miembros más: Argelia, Angola, Ecuador, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos, Libia y Qatar.


Es el órgano de consulta de los países miembros para coordinar y unificar las políticas petroleras respectivas, con el fin de acordar las acciones más convenientes, y determinar los medios más idóneos de resguardar, individual y colectivamente los intereses de los estados miembros. 


La OPEP controla aproximadamente el 43% de la producción mundial de petróleo y el 75% de las reservas de petróleo del mundo, convirtiéndola en el banco central del mercado petrolero.


Hay países productores de petróleo que no forman parte de la OPEP, y el precio de sus barriles no es el mismo, si bien muy similar.

 

En los '50 las "siete hermanas" -grandes multinacionales petroleras como la Standard Oil- eran fundamentales en la fijación del precio.

En los '70, los países de la OPEP se convirtieron en los actores más importantes del mercado.

 

En teoría el precio del petróleo, viene determinado por cinco variables:

 

económica, financiera, especulativa, geopolítica e informativa, las cuales influyen de una u otra manera en la fijación del precio del petróleo.

Por ejemplo un conflicto entre países petroleros, entre ellos Irak – Irán; pueden provocar un alza en el precio, así como una paz entre ellos propiciaría una baja.


Una huelga en Nigeria o Venezuela subiría el precio, así como el triunfo del SI en Venezuela a favor de Chávez repercutió inexplicablemente en un baja en el precio o por lo menos los mercados no vieron peligro con su triunfo.


Un huracán que afecte la plataforma del golfo de México provoca un alza en el precio, de la misma manera que un importante descubrimiento de un yacimientos provocaría una baja.

Un invierno mas frío que lo común, provocaría un alza, así como el incremento de las reservas petroleras norteamericanas provocan una baja.
La creciente demanda de las llamadas economías emergentes, como China e India, sumada a la inestabilidad política de exportadores de peso como Irán o Nigeria, explicarían un contínuo salto de los precios.

Hasta aquí la teoría.

Lo que nadie explica como ha caído en 2008 un 75% el precio del petróleo en un momento en que:


• Israel invade a Gaza
• E.U amenaza con invadir a Irak.
• El invierno en el hemisferio norte ha sido unos de los más fuertes en los últimos años.
• Los conflictos en Nigeria no ha cesado.
• Rusia corta el suministro de Gas a Europa y sobre todo la OPEP recorto en 4,2 MMB/D su producción petrolera y aun amenaza con un nuevo recorte en marzo. Todo esto y mucho mas ha sucedido en los últimos meses, y sin embargo el precio del petróleo sigue en el suelo, por debajo de los 40.

El último gran argumento que hoy se esgrime luego que todos los anteriores han rodado por el suelo, es el famoso descenso de la demanda de petróleo que ha provocado el derrumbe en el precio del petróleo.

Este último gran argumento basado en la inexorable Ley de la Oferta y la Demanda, que una vez mas es agitada como la ley que regula el mercado petrolero.

 

El mercado de futuros

El petróleo que se comercia en el mercado de futuros -donde se venden barriles a un precio fijo en una fecha determinada- tiene un impacto directo y deliberado en el precio del petróleo que se vende y compra diariamente.

El proceso de fijación del precio del petróleo es totalmente opaco. Sólo unos pocos actores del mercado como Goldman Sachs y Morgan Stanley saben quién compra y vende petróleo.

El 60 % del precio actual del crudo es pura especulación conducida por los grandes bancos y los hedge funds (fondos de inversión privados).


Especular sobre el precio que alcanzará el petróleo es un deporte no sólo de corredores de bolsa, sino de analistas y políticos.

 

En informe del senado norteamericano señala que la desregulación del mercado de futuros al final del gobierno de Bill Clinton, en 2000, allanó el camino a la especulación en gran escala del petróleo y otras "commodities".

 

El mecanismo disparador es relativamente simple.

Los grandes actores del mercado petrolero adquieren crecientes contratos de petróleo a futuro. Por efecto de esta creciente demanda, esto aumenta el precio de estos contratos de futuros.
Por su parte, las refinerías acumulan más petróleo, porque saben que, aunque esté a más de 70 dólares ahora, lo estará mucho más caro en el futuro
.


En el mercado se conoce a este petróleo comerciado en el mercado de futuros como "petróleo de papel".
La consultora estadounidense Strategic Energy and Economic Research calcula que de los 80 dólares para arriba, el precio es pura especulación.


¿Qué se saca de un barril de petróleo?

Un barril de crudo produce 79,5 litros de gasolina, 11,5 litros de combustible para reactores, 34 litros de gasoil y destilados, 15 litros de lubricantes y 11,5 litros de residuos más pesados
.

 

El precio de la gasolina

El petróleo de referencia que marcan los precios que pagamos en las gasolineras es el petróleo Brent, que se extrae en el mar del Norte, en Europa.


En América, la referencia es el West Texas, que procede del Medio Oeste americano y del golfo de México.

El BRENT que es una mezcla de 15 crudos producidos principalmente de la Mar del Norte. Este es un petróleo de alta calidad (38 º API), ligero, considerado petróleo dulce por tener poco porcentaje de azufre (0,37%); que tenga poco azufre significa que es más barato refinarlo.

 

Resulta curioso que, siendo el precio del Brent el que dice cuanto vale el petróleo en Europa (y por tanto la gasolina) éste sólo represente el 12% de la producción mundial...


La mitad de lo que se paga por litro de gasolina son impuestos y que en el caso del gasoil el peso llega al 41% (datos del Diario la Voz de Galicia):

 

Impuesto de hidrocarburos

Es de carácter lineal con una tasa fija por cada mil litros sea cual sea su precio. Esto significa que la inflación actual no incrementa lo ingresos públicos, a diferencia de lo que sucede con el IVA. En el caso del carburante de 95 octanos representa el 32,7% del precio que paga el consumidor: 0,376 céntimos por litro, lo que supone unos ingresos de 376 euros por cada mil consumidos. En el caso del gasoil, el impuesto de hidrocarburos, según el Ministerio de Industria, representa el 24,6% de lo que paga el usuario, unos 0,27 céntimos de euro, lo que conlleva una recaudación de 270 euros por cada mil litros.


Impuesto de venta minorista

Más conocido como céntimo sanitario y creado como pilar de la financiación autonómica. Se apoya en tipos fijos. Hay un tramo estatal y otro autonómico. En la gasolina, los gallegos pagan 0,024 euros de la parte del Estado y otros 0,024 de la gallega. En el diésel, la proporción varía: 0,024 del tramo español y 0,012 del gallego.


Valor añadido

Si se toma el precio del litro sin impuestos y se le suma lo que supone el tributo de hidrocarburos y el céntimo sanitario se obtiene una cantidad a la que hay que aplicar el 16%. La cifra resultante es lo que supone el IVA. Es decir, se trata de un impuesto que grava otros tributos y que, a diferencia de los dos anteriores, no se aplica de manera fija sobre el litro. Esto significa que las oscilaciones de precio al alza, como las que se viven ahora, aumentan los ingresos de Hacienda de forma considerable.

En España el gasoil es cada vez más caro porque, dada su altísima demanda, nuestras refinerías no producen el suficiente y hay que importarlo, en gran parte de los EE.UU y de Canadá, donde el uso de gasoil se limita a los camiones y vehículos comerciales. Allí casi no hay coches TDI.


¿Porqué cuando baja el precio del petróleo no baja el de la gasolina?


La escasa correlación entre el precio de referencia del petróleo y el de los carburantes mantiene en pie de guerra a las asociaciones de consumidores, que acusan a las grandes petroleras de no trasladar las caídas del precio de la materia prima al de los combustibles, como ha ocurrido en el último año.

 

En su defensa, las petroleras alegan que sobre el precio que marcan los surtidores influyen otros muchos factores además del coste del crudo.

 

Por ejemplo los impuestos que fija el Estado, y que en junio aumentaron en 2,9 céntimos por cada litro de gasolina y diésel.

También influye la cotización del dólar, moneda en la que se negocia el crudo en los mercados internacionales. Con un dólar débil, el impacto de una subida en el precio del petróleo queda absorbido en parte por la fortaleza del euro. Si es la moneda europea la que está débil, la subida del petróleo se notará mucho más en los bolsillos de los conductores.

 

Además, las gasolineras explican también que las compras de combustible no se hacen directamente sobre el mercado de futuros en el que cotiza el crudo, sino que se compran sobre otras referencias que gravan un poco más el precio final.


Fuentes:

Diario El País

BBC Mundo

La voz de Galicia

Etiquetado en Economía

Comentar este post