Campione d'Italia, el paraíso fiscal más caro del mundo

Publicado en por Pepola

campione_2-copia-1.jpgCampione d’Italia es, probablemente, el paraíso fiscal menos conocido de Europa, si no del mundo.

La peculiar situación política del enclave propicia todo tipo de curiosidades, desde ventajas fiscales hasta ser un centro de espías durante la II Guerra Mundial.

Campione d'Italia es un pequeño municipio italiano de 1,7 kilómetros cuadrados situado enteramente dentro de Suiza, en la orilla oriental del lago de Lugano, a los pies de una montaña. Tiene aproximadamente 3.000 habitantes, unos 1.000 de ellos extranjeros.

Su privilegiada situación permite la exención de impuestos italianos y también suizos.

No existen impuestos personales o empresariales.

Su titularidad corresponde al gobierno de Italia, y es gestionado por el ayuntamiento de la localidad. Fue inaugurado en 1933, y se beneficia de las leyes particulares sobre el juego que rigen en el pueblo, mucho más laxas que las de Italia o Suiza.

Los ingresos del pueblo provienen, íntegramente, de la explotación del Casino de Campione, que presume de ser el más grande de Europa. 

Sin controles en las fronteras de Campione, hay completa libertad de tránsito.

Sus habitantes utilizan bancos, moneda, servicio postal, y hasta el sistema telefónico suizos. Incluso las matrículas de los coches son del país helvético... todo ello es debido a su historia y los tratados, aunque este enclave suizo es legalmente parte del territorio de la República de Italia.

Para obtener un permiso de residencia en Campione se debe comprar un apartamento o una casa. Alquilar es prácticamente imposible.

El mercado inmobiliario es muy pequeño y los precios extremadamente altos.

Una casa muy pequeña puede costar 750.000 dólares o más. Los extranjeros pueden comprar propiedades sin restricciones, a diferencia de en Suiza, pero los precios son altísmos, entre 5.500 y 6.500 dólares por metro cuadrado... tanto como vivir en el centro de Tokyo.

campione_2.jpg

Su historia se remonta al siglo VIII, cuando el propietario de las tierras que hoy forman Campione   las cedió en herencia a una abadía de Milán como agradecimiento por el buen hacer de los artesanos de la ciudad. El territorio adquirió así el estatus de Feudo Imperial.

En el siglo XVI todo el Cantón del Tesino fue ocupado por los suizos, pero Campione permaneció Lombardo dado su estatus peculiar. En los siglos XVIII y XIX Campione perteneció, como el resto del norte de la actual Italia, a la República Cisalpina, al Reino de Italia (dos estados satélite de la Francia Napoleónica) y al Reino de Lombardía-Venecia (parte del Imperio Austríaco).

A principios del siglo XIX Tesino entró a formar parte de la Confederación Helvética se reclamó la soberanía sobre Campione, pero un plebiscito llevado a cabo en la localidad (con apoyo de los ocupantes franceses) dejó al pueblo fuera de Suiza.

En 1861, tras finalizar la unificación italiana, Campione pasó a formar parte de Italia.

En 1933 el régimen fascista de Benito Mussolini le agregó a Campione la coletilla d’Italia, en plan reivindicación. Durante la II Guerra Mundial el pueblo, dada su situación de enclave en Suiza, se permitió el lujo de negarse a formar parte de la República de Saló, el estado títere de los nazis establecido en el Norte de Italia tras la invasión de la península por los aliados. Ello convirtió al lugar en idóneo para el establecimiento de una unidad del Servicio Secreto de EE.UU., que utilizó la privilegiada situación del enclave y por la ausencia de control por parte de las autoridades fascistas para sus operaciones en Italia.

 

Fuentes:

Web Oficial de Campione d’Italia

escapeartist.com

fronterasblog.wordpress.com

Etiquetado en Economía

Comentar este post