El Pacto del Euro, ¿tijera o guadaña?

Publicado en por Pepola

El 27 de Junio del 2011 los jefes de Estado de la zona euro más otros seis países (Bulgaria, Dinamarca, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía) suscribirán un acuerdo para hacer frente a la crisis y al problema de deuda que se había generado en Europa.

Establecieron una serie de obligaciones comunes y el compromiso de que los diferentes gobiernos aplicarán las medidas económicas.  

Este acuerdo ha sido conocido como "Pacto del Euro" e implica que todas las medidas que lleve consigo habrán de sujetarse a las recomendaciones que establezca la Comisión Europea, la cual, además, actuará como principal supervisor y evaluador en su aplicación y desarrollo.


La principal medida será que los sueldos no suban cuando aumenta la inflación. En su lugar, se ha propuesto vincular los salarios a la productividad y eliminar la cláusula de garantía salarial, el mecanismo que permitía revisar los sueldos en función del IPC. Desde entonces, muchos analistas e instituciones, como el Banco de España o Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) han afirmado que el alto nivel de salarios que hay en el Estado español impide la recuperación económica y han puesto como ejemplo el crecimiento económico alemán, que ha conseguido salir de la crisis con un crecimiento de hasta más del 2% del PIB.

...como ya habreis deducido, el Pacto del Euro tiene un muy-mucho de las tesis defendidas por Alemania, país que impone su influencia desde una perspectiva de nación avanzada y económicamente exportadora.

 

También tenemos el tema de la violación de la soberanía nacional, al quedar obligados los países firmantes del pacto a someterse a las directrices impuestas por la Comisión Europea en temas como educación, sanidad o trabajo.

Esto significaría, en la práctica, que España, con independencia del partido político que ostentara el Gobierno del país, tendría que acometer recortes y políticas al dictado de la Comisión Europea, y más concretamente de los países con más poder en Europa... pero la cosa no se queda ahí.

 

Otras medidas propuestas son:

abaratar el despido, reducir el gasto público, alargar la edad de jubilación… El pacto del euro también plantea mejorar la educación o el I+D, pero no establece ni cuándo ni cómo.

También habla de regular el sistema financiero, pero no propone una sola medida concreta. Incluso pide –y es el colmo– “reducir la pobreza”, pero no explica cómo se combatirá la exclusión en una Europa con sueldos más bajos y menos gasto social.

 

El pacto del euro es, en realidad, el mayor recorte al Estado del Bienestar y a los derechos de los trabajadores europeos desde que existen.

 

Para mayor profundida en las implicaciones del Pacto del Euro, os invito a descargaros el podcast de Juan Torres López, Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla.


Economistas de todo el mundo llevan tiempo pidiendo una mayor regulación de los mercados financieros, impuestos sobre los movimientos especulativos, luchar contra los paraísos fiscales y el fraude fiscal para solucionar, por un lado, la deuda soberana de los estados, y por otro la crisis de liquidez de las pequeñas empresas y la ciudadanía en general provocada por las burbujas inmobiliarias y los bonos basura.

Nada de esto está ni siquiera está cerca de empezar a llevarse a cabo, más bien todo lo contrario.

 

A cambio de rescatar la economía de países enteros, se imponen drásticos recortes en el gasto social y los salarios, así como se aumentan los impuestos indirectos, lo que agrava la situación de las clases media y bajas... todo ello bajo el continuo chantaje de que, si no se hace así, ‘los mercados’ castigarán severamente a dichos países.

Mientras tanto, las grandes empresas españolas obtienen beneficios récord a la vez que anuncian despidos masivos y el volumen de economía sumergida crece sin freno.

 

El movimiento 15M ha convocado una manifestación en contra de este pacto para el domingo 19 de junio.

Etiquetado en Economía

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post