Mercenarios, los perros de la guerra

Publicado en por Emma Rodriguez

Nunca antes habíamos pagado a empresas para que sustituyesen a países.

Ellos no se etiquetan como mercenarios, sino como 'contratistas de seguridad privada' y son auténticos ejércitos.

Mercenario (del latín merces, – eris, «pago»), es aquel soldado que lucha o participa en un conflicto bélico por su beneficio económico y personal, normalmente con poca o nula consideración en la ideología, nacionalidad o preferencias políticas con el bando para el que lucha.

Generalmente se les menciona como asesinos a sueldo, criminales apátridas, sicarios, etc.

Incluso tienen su propia revista: Soldados de Fortuna

La historia de estos hombres de fortuna que según los historiadores existen desde la batalla de Kadesh, que tuvo lugar en el año mil doscientos antes de Cristo, en la que participaron mercenarios.

Las empresas que conforman esta industria, y que operan en más de 50 países, obtienen unos ingresos anuales de 100.000 millones de dólares.

Las compañías militares privadas suelen ser vistas con desagrado por las Naciones Unidas (aunque a pesar de ello, la misma ONU ha usado de sus servicios para dar apoyo logístico en África).

Ya utilizaron sus servicios en los Balcanes y Afganistán, aunque en mayor medida en Irak.

Se sabe del uso de mercenarios en los conflictos de la antigua Yugoslavia. Muchos de estos mercenarios eran ex-soldados procedentes de los países del antiguo bloque del este, desempleados tras la caída de la Unión Soviética.

Las compañías militares privadas proporcionan seguridad personal y de inmuebles a empresas mineras, de gas y petroleras de todo el mundo.

Si un año después del 11-S, todas las industrias se debilitaron, estas empresas crecieron una media del 50% y algunas de ellas duplicaron y hasta triplicaron el valor de sus acciones en bolsa.

No se puede escribir la historia de la guerra de Iraq, sin hablar de las compañías militares privadas. Una de las grandes diferencias con cualquiera guerra anterior.

Actualmente hay en Irak unos 20.000 de estos mercenarios, con un sueldo medio que alcanza los 1.000 dólares diarios y, además, no están sujetos a las leyes iraquíes, lo que les da total impunidad a la hora de operar.


En el centro de Bagdad se encuentra 'La zona verde', situada en el centro de la ciudad, que rodea los antiguos palacios presidenciales de Sadam Hussein y es el lugar donde se encuentra el cuartel general de la Autoridad Provisional de la Coalición (APC).

El perfil del mercenario contado por ellos mismos:



Blackwater
(ahora se llama XE)

el ejército mercenario más poderoso del mundo

Su vasto menú de servicios va desde el alquiler de espías y la lucha contra piratas, pasando por la producción de armamento, carros de combate y aviones ligeros, hasta la protección de proyectos de construcción y cargamentos en zonas de conflictos, entrenamiento de perros y atletas de élite.

Hace una década esta compañía no existía.
Blackwater fue fundada a finales de 1996, y en realidad comenzó a aumentar sus operaciones en 1997. Originalmente, se trataba de una parcela de 20 kilómetros cuadrados cerca de Great Dismal Swamp en Carolina del Norte y nació de la fortuna privada personal de su fundador, Erik Prince.
Se cree que es, si no el más rico, uno de los más ricos que hayan servido jamás en los elitistas Seals de la Armada de USA.

Después del 11-S, se convirtió en un equipo mercenario total y ahora tiene muchos, muchos contratos del gobierno.

La compañía protege a los altos funcionarios de USA en Iraq, entrena fuerzas en Afganistán, ha sido desplegada en Nueva Orleans... tiene a 2.300 hombres activamente desplegados en todo el mundo, otros 20.000 contratistas listos para entrar en acción.

Una historia que casi no ha recibido atención alguna es que cuando el gobierno de Bush comenzó a explotar los recursos del Mar Caspio, se dio cuenta de que necesitaba tener fuerzas de seguridad en la región, pero no quería tener una presencia militar abierta de USA, especialmente con la inminente ocupación de Iraq y la ocupación de Afganistán.

De manera que lo que comenzó a hacer fue un programa llamado Guardia Caspia, con el que comenzaron a formar fuerzas militares en Georgia, Kazajstán, Azerbaiyán.


Fue parte del gran juego entre USA y la antigua Unión Soviética.
El Mar Caspio tiene una de las mayores reservas no utilizadas de petróleo y gas natural en el mundo.

Cuando el gobierno iraní supo que Blackwater estaba en el Mar Caspio y que estaba involucrado en estos tipos de operaciones, desplegó su propia unidad especial de la Armada iraní en el Mar Caspio como respuesta directa a la presencia de Blackwater... y lo que hizo esta misión fué permitir que el gobierno de Bush enviara fuerzas leales del sector privado para fortalecer no sólo la defensa del proyecto de oleoducto, que ahora está abierto y fluye, sino que algunos han sugerido que podría ser utilizada, esa instalación que Blackwater construyó, como una de varias bases de operación de avanzada para un ataque potencial contra Irán.

Jeremy Scahill, autor del libro "Blackwater", escribe, "Blackwater es la guardia pretoriana de elite para la ‘guerra global contra el terror,’ con su propia base militar y una flota de veinte aviones. Dirigidos por un conservador cristiano multimillonario que financió al presidente Bush y a sus aliados, sus fuerzas son capaces de derrocar gobiernos.”

En lugar de limitar su dependencia de contratistas en Iraq, el gobierno de Bush ha expandido la privatización de la guerra.

Blackwater fue uno de los principales beneficiados.
Desde Iraq a Nueva Orleans, Blackwater ha seguido obteniendo contratos multimillonarios del gobierno, en su mayoría sin obligación de dar cuenta, y en cuasisecreto.

Blackwater ha argüido en sus instrucciones legales que no puede ser demandado en tribunales civiles y que tiene derecho a la misma inmunidad de la que gozan los militares contra la litigación civil dentro de USA.
Y el motivo por el que Blackwater dice esto es que Donald Rumsfeld clasificó en febrero de 2006 a los contratistas como parte oficial de la fuerza total de USA, formando parte efectiva de la máquina bélica de USA.

Esto significa que formamos parte de las fuerzas armadas de USA y no nos podéis demandar.” Al mismo tiempo, Blackwater, desde 2004 ha estado haciendo lobbing para que sus fuerzas no sean colocadas bajo el Código Uniforme de Justicia Militar, conocido comúnmente como el sistema de cortes marciales.

De modo que Blackwater dice esencialmente: “Estamos por sobre la ley. No podemos ser juzgados en tribunales militares. No podemos ser juzgados por tribunales civiles.”

Fuentes:
"BLACKWATER , el auge del ejército mercenario más poderoso del mundo" de Jeremy Scahill

Etiquetado en Actualidad

Comentar este post