Paraísos Fiscales, auténticos motores del capitalismo

Publicado en por Emma Rodriguez



Los paraísos fiscales mueven al año 600 mil millones de dólares provenientes del narcotráfico, la trata de blancas, el trafico de personas o el tráfico de armas; también son tapadera para  el dinero proveniente de sobornos y corrupciones y el total de dinero es de aproximadamente los 1.500 millones.

El lavado de dinero representa entre el 2 y el 5% del PIB mundial,  como comparación vale saber que las deudas publicas en todos los mercados internacionales es de 5.000 millones de dólares.


El conjunto de actividades de los paraísos fiscales se ha convertido en un engranaje fundamental para el capitalismo que significa el 20% de la riqueza mundial.

Los paraísos fiscales son naciones o territorios que se organizan expresamente para servir de centros financieros a no residentes. No establecen impuestos sobre las operaciones o ganancias que allí se realicen, o porque solo lo hacen de forma simbólica, porque garantizan el completo secreto sobre lo que se lleva a cabo en su interior y porque no exigen que las sociedades que operen allí tengan una efectiva presencia física.

Muchas, o mas bien todas, las multinacionales utilizan los servicios de los paraísos fiscales para aumentar los beneficios ya que los impuestos que gravan las operaciones en estos no existen o son mucho más bajos que en los países de origen. El ahorro puede representar entre un 20% y un 25% lo cual con las enormes cifras que mueven son cantidades verdaderamente importantes. 

Entre las 10 primeras multinacionales del mundo puede representar unos 150 mil millones de dólares. Así pues dinero de todo el mundo procedente de fortunas privadas, multinacionales, empresas y actividades legales como ilegales encuentran amparo y más negocio en países que no les hacen preguntas y no establecen impuestos o en su defecto son impuesto mucho más bajos.

Son Estados de cartón-piedra sin actividad económica real.


No se pagan impuestos o casi nada y en ellos hay establecidos miles de bancos, entidades financieras, empresas pantalla, sociedades testaferro… Islas Vírgenes tiene registradas ¡700.000 empresas! y las Caimán manejan mil cuatrocientos billones de dólares de activos bancarios.

Según los propios informes de los bancos, un promedio del 10% de las sociedades declaradas por las principales entidades bancarias están radicadas en paraísos fiscales.


En los paraísos fiscales hay, sobre todo, opacidad.
Todo es oscuro y negro.
Esa oscuridad permite ocultar datos, titulares de cuentas y toda información de operaciones financieras que en ellos o a través de ellos se realicen.

El país más afectado es Estados Unidos, que ha dejado de ingresar entre 70.000 y 100.000 millones de dólares anuales. Reino Unido, 50.000 millones de dólares.

Aparecieron en los 60, promovidos por los países más ricos, y la mitad están bajo bandera británica, pero muchos países europeos tienen su propio paraíso.


LISTA DE PARAISOS FISCALES EN EL MUNDO:





Europa: Isla de Man, Isla de Guernesey y de Jersey, Principado de Andorra, Gibraltar, Gran Ducado de Luxemburgo, Principado de Liechtenstein, Principado de Mónaco, República de San Marino, República de Malta y República de Chipre.



 

 

 

America: Anguilla, Antigua y Barbuda, Las Bahamas, Barbados, Bermudas, Islas Caimanes, Antillas Holandesas, Aruba, República de Dominica, Granada, Jamaica, Montserrat , San Vicente y las granadinas, Santa Lucia, Trinidad y Tobago , Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes de EEUU, República de Panamá , Islas Turks y Caicos y Islas Malvinas .







Africa: República de Liberia, República de Seychelles y Islas Mauricio.

 

 

 


 


Asia: República Libanesa, Reino Hachemí Jordano, Emirato de Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Sultanado de Omán, Macao, Hong-Kong, República de Singapur, Sultanado de Brunei y Islas Marianas.







Oceania: República de Naurú, Islas Salomón, República de Vanuatu, Islas Fiji E islas Cook.

 

 

 Lista completa y desgranada de todos estos paraísos fiscales


CARACTERÍSTICAS COMUNES:

-Sistema fiscal dual: Por un lado se legislan a los nacionales y por otro a los terceros de otros Estados.


-Cofidencialidad Bancaria: Se mantiene en secreto y en anonimato los movimientos y el desarrollo de las actividades bancarias.


-Ausencia de cualquier norma que limite o controle los movimientos de capitales: Permite el reciclaje de capitales utilizando como soporte la estructura jurídica y fiscal que ofrece el paraíso fiscal.


-Existencia de una red de comunicaciones, de todo tipo, que favorezca el movimiento de bienes y personas.

Los siete países europeos más potentes económicamente (Alemania, Francia, Reino Unido, España, Italia, Holanda y República Checa), ahora quieren “erradicar los paraísos fiscales”, están contra la opacidad y falta de control de los capitales y abogan por acciones definitivas contra paraísos fiscales y jurisdicciones que colaboren contra la evasión fiscal, lavado de dinero y financiación del terrorismo. Quieren un sistema internacional de control financiero ‘sin lagunas’ e incluso amenazan con listas negras y sanciones.

 ¿Se van a acabar los paraísos fiscales?


La respuesta es: no, simple y llanamente.

A muchos les gustaría creerselo y a otros tantos (Gobiernos, el G-20, la OCDE) les interesa que todo el mundo lo crea así.


Si la cosa fuera tan simple como publicar una “lista negra” de países “no colaboradores” y que estos atemorizados se apresuraran en revisar sus legislaciones penales y fiscales dándole el tiro de gracia a su propia economía, hace tiempo que los “oasis tributarios” habrían desaparecido.


De hecho, ya en el año 2000 se publicó por primera vez la famosa lista de la OCDE sobre paraísos fiscales y son pocos los cambios que se han producido hasta entonces. Sí, se han hecho declaraciones de “buenas intenciones” y compromisos para realizar cambios, pero la realidad es que muy pocos han llegado a implementarse, al menos en lo que a intercambio de información fiscal se refiere.


La trampa está en que el compromiso de cumplir con los estándares de transparencia exigidos por la OCDE se plasma con la firma de acuerdos bilaterales de intercambio de información fiscal entre países (llamados TIEA o Tax Information Exchange Agreements). De este modo un Estado puede declarar su intención de colaborar con la OCDE, pero si esto no se traduce en la firma acuerdos bilaterales, nada cambiará.


Llama la atención que de los 38 países que se comprometieron a impulsar cambios en el año 2000, más de la mitad no haya cerrado ni un solo acuerdo bilateral y muchos otros se han limitado a firmar uno sólo, normalmente con los Estados Unidos. Los que han accedido a intercambiar información son en su gran mayoría colonias de países Europeos (Gibraltar, Las Islas Vírgenes Británicas, etc.) que han tenido que ceder a las presiones de su madre patria, la cual por cierto como malvada madrastra, también aplica una política de exención de impuestos a no residentes.

En realidad estos territorios abandonaron ya en gran parte su secreto bancario en el año 2005, con la firma de la Directiva Europea sobre la Fiscalidad del Ahorro, que incluía la retención de impuestos en origen o el intercambio de información fiscal sobre titulares de cuentas entre países de la UE y territorios asociados, como por ejemplo las Islas Caimán o incluso la propia Suiza. Sin embargo, ni siquiera así han dejando de ser paraísos fiscales.


1- Porque los acuerdos siempre se refieren a titulares no residentes de cuentas (es decir personas físicas extranjeras). No afectan a sociedades domiciliadas en los propios paraísos fiscales. En realidad es tras estas sociedades que se esconden la mayoría de los capitales evadidos. Es obvio que ningún territorio cederá información a otros Estado sobre sus propios depositarios, ya sean estos personas físicas o jurídicas. De este modo el “velo corporativo” seguirá protegiendo a quien se esconda detrás del mismo.


2-Muchos de los tratados firmados son acuerdos de mínimos que no conllevan un intercambio de información automática. Es decir, tiene que haber claras evidencias de un fraude, muchas veces a través de una orden judicial internacional bien fundamentada.

No será la entidad bancaria o el país quien facilitará los datos del defraudador (excepto en el caso de estar bajo la Directiva Europea mencionada), sino que tendrá que ser la corte judicial del Estado defraudado la que demuestre que hay evidencias suficientes del fraude, para poder acceder a los datos del depositante. En muchos casos, para considerarse válida una orden judicial se necesitarán probar incluso implicaciones de tipo criminal. Así se produce al paradoja que un determinado país puede dejar de considerarse paraíso fiscal, por haber firmado numerosos tratados, pero en realidad sigue ofreciendo un nivel de privacidad muy importante, incluso despertando menores sospechas ante el fisco.


3- Ningún territorio firmará acuerdos bilaterales con todos los países del mundo. Si las Islas Caimán llegan a acuerdos de intercambio de información con la Unión Europea, seguirán siendo un paraíso fiscal para un ciudadano colombiano o argentino, por ejemplo. 


Continuamente además están surgiendo jurisdicciones offshore nuevas y en casi todas se permite la redomiciliación de una sociedad de un país a otro. Es decir, en caso de señales de peligro, las sociedades simplemente se marcharán a otro país con una legislación más favorable. Esto es posible sin detener su actividad y mediante un sencillísimo trámite administrativo.


En resumen,

el fenómeno de los paraísos fiscales evolucionará, se hará más complejo, cambiará de lugar o de forma, pero permanecerá como lo ha hecho siempre.

Todo lo demás son meras campañas mediáticas que pretenden distraer la atención sobre la actual crisis económica.


Además si desapareciesen los paraísos fiscales las consecuencias en la economía real serían desastrosas. Esos miles de millones que circulan por ellos ya no tendrían cobijo en ningún sitio y la consecuencia natural de tal retirada masiva de dinero, sería simplemente catastrófica.

 

Fuente:

"LOS PARAISOS FISCALES: COMO LOS CENTROS OFFSHORE SOCAVAN LAS DEMOCRACIAS" de HERNANDEZ VIGUERAS, JUAN

Más información:

España y los paraísos fiscales

Paraísos fiscales: luces y sombras

Paraísos fiscales, inversores y banca

Etiquetado en Economía

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post