El MI6 británico

Publicado en por Emma Rodriguez

 

Durante casi un siglo de existencia, el Servicio Secreto de Inteligencia (SIS), conocido también en el mundo del espionaje como el MI6 o la 'Firma', ha desarrollado una de las mayores labores en la tarea de recolección de información y operaciones de espionaje a lo largo y ancho de todo el planeta, siempre en defensa de los intereses del Imperio Británico y a las órdenes del Gobierno de Su Majestad. Sin duda conocer el papel cumplido por el MI6 y sus agentes es una de las claves para entender el papel político y militar jugado por el Imperio Británico.

 

En cien años de historia, ha habido momentos de fracasos, como una desbaratada operación en 1918 para derrocar el Gobierno bolchevique ruso y la captura en 1939 de dos agentes británicos por los nazis, aunque el principal tropiezo fue la infiltración hasta puestos dirigentes de Kim Philby, informante de la URSS.

Pero el MI6 también se ha apuntado grandes éxitos, como el reclutamiento durante la Guerra Fría de Oleg Penkovsky, coronel de la inteligencia militar rusa, y de Oleg Gordievsky, coronel de la KGB. Ambos pasaron durante años decisiva información.

 

Los servicios de inteligencia del Reino Unido coordinan su actividad a través de un sistema denominado Maquinaria Central de inteligencia y de manera mas especifica y sobre todo en lo relativo al MI 6 y al GCHQ por medio del Comité conjunto de Inteligencia JIC.

 

El MI5 ,El Scotland Yard y el NCIS, no los abordaremos, por tratarse de servicios de inteligencia exlusivamente destinados para la seguridad interna.


Su lema: siempre ocultos.
El director del servicio ha sido conocido tradicionalmente como C. esta formado por mas de 2300 personas y su presupuesto supera los 150 millones de libras.

Aparte del MI6 hay otras secciones MI. El término MI significa Inteligencia Militar y formaban parte de la Oficina de Guerra. Al final de la Segunda Guerra Mundial había diecisiete secciones MI.

El "Acta de Servicios de Inteligencia del MI6" permite al SIS realizar operaciones encubiertas y actos clandestinos en el extranjero con el fin de llevar a cabo los objetivos marcados por el Gobierno británico.
Son propuestas realizadas por el llamado Comité Conjunto de Inteligencia (JIC) y aprobadas por el Gobierno británico.

 

El máximo responsable del MI6 es el Primer Ministro, quién a su vez informa a una Comisión del Parlamento. Él está asesorado por el Coordinador de Seguridad e Inteligencia.

 

Un poco de Historia

 

El primer monarca en ordenar operaciones de espionaje en el extranjero fué el rey Enrique VIII, que ordenó a su jefe de espías, Thomas Cromwell, enviar agentes secretos a las diferentes cortes europeas para recolectar información de inteligencia.

 

Durante la Guerra de Independencia española de 1808, el Duque de Wellington creo el llamado "Cuerpo de Guías‟, quienes realizaban tareas de inteligencia y funciones de policía militar. El espía Colquohoun Grant, del 11º Regimiento, consiguió penetrar en las líneas francesas, informando de sus posiciones y poder de cada regimiento. Tras la victoria del Duque de Wellington sobre Napoleón Bonaparte, fué Grant quien jugó un gran papel en la batalla de Waterloo, fue nombrado jefe de inteligencia de los ejércitos británicos.


La creación del MI6 fué en 1909, motivada por la expansión naval y militar de Alemania junto con reportajes en los periódicos británicos sobre espectaculares operaciones del espionaje alemán en Gran Bretaña. Estas informaciones resultaron ser falsas.

Entre sus tareas estaba las de contraespionaje en Gran Bretaña y recolección de información sobre potenciales enemigos de Gran Bretaña en el extranjero. Posteriormente el contraespionaje fue transformado en el Servicio de Seguridad o MI5 y la sección extranjera de la Oficina del Servicio Secreto en el Servicio Secreto de Inteligencia o MI6.

 

Su primera gran victoria fueron las operaciones clandestinas realizadas tras las líneas alemanas durante la Primera Guerra Mundial en Bélgica y Francia. Estas contribuyeron a la victoria aliada.

Tras la primera guerra mundial, el nuevo campo de batalla fueron las actividades del KOMINTERN, la organización comunista internacional. Durante los años 30, el ascenso del nazismo, convirtió a Alemania y al Partido Nacionalsocialista en el nuevo objetivo del MI6. El Servicio Secreto de Inteligencia acertó en sus estimaciones sobre las intenciones y capacidades militares de Alemania, en el año anterior al comienzo de la Segunda Guerra Mundial en 1939. Los politicos no harían caso de estos análisis.

 

El mayor número de reclutamientos fué en 1941, cuando la mayor parte de la Europa occidental se encontraba bajo ocupación alemana. La oposición contra los nazis provocó una reacción patriótica que llevó a muchos hombres y mujeres a alistarse en el MI6 y en los servicios de inteligencia aliados.

 

Tras la derrota del nazismo en 1945, el SIS sería reorganizado para luchar en la llamada Guerra Fría, entre las fuerzas de la OTAN y las fuerzas del Pacto de Varsovia. Tras la caída del Muro de Berlín en 1989, el SIS volvió a reorientar sus objetivos hacia los nuevos enemigos representados por las inestabilidades regionales, el terrorismo, la proliferación de armas de destrucción masiva y el crimen organizado internacional.

 

Tras la aprobación de la llamada "Acta de Informes Públicos‟ de 1958 obliga a los departamentos del gobierno a transferir todos sus archivos al Archivo Nacional de Gran Bretaña -Public Record Office-, los informes secretos del SIS. Las agencias de inteligencia tienen la obligación de transferir todo su material excepto todos aquellos documentos que puedan poner en peligro la seguridad nacional de Gran Bretaña.

 

Tras el tras el 11 de septiembre se le dió al SIS plenos poderes para poder realizar escuchas telefónicas e interceptación de correo postal y por Internet en Gran Bretaña, unas tareas hasta entonces reservadas únicamente al MI5.

 

Sede central (en la foto) también es llamada Legoland.


Fué atacada el 20 de septiembre de 2000, cuando el edificio fue atacado con un misil antitanque ruso RPG-7. El proyectil lanzado desde una motocicleta impactó en la octava planta causando únicamente daños superficiales. La División Antiterrorista de la Policía Metropolitana atribuyó la responsabilidad del ataque al IRA.


En los últimos años el SIS ha estado envuelto en escándalos, como la acusación por el asesinato de Lady Diana, la publicación de listas en Internet con los nombres de agentes y espías pertenecientes a la organización que operan en todo el mundo; la exposición en la televisión rusa del jefe de la agencia del SIS en Rusia, Norman MacSween, tratando de hacer contacto con el agente ruso, Platon Obukhov en Moscú (Obukhov confesó haber espiado para los británicos); el robo de material secreto francés para rastreo de submarinos en Brest.

El informe Butler


El famoso dossier de septiembre de 2002 fue determinante a la hora de ir a la guerra en Irak. El documento, del que el 'informe Butler' dirá que fue elaborado por el MI6 con ayuda de Downing Street.

 

En su informe, lord Butler reveló que el MI6 sólo tenía cinco informadores en Irak, que tres de ellos no eran fiables y los únicos dos que eran fiables jamás tuvieron acceso a ninguna información que pudiera confirmar la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, el principal argumento para participar en la invasión del país. El informe descalificó específicamente la fuente en la que el MI6 se había basado para asegurar que Sadam Husein podía lanzar en 45 minutos un ataque con armas de destrucción masiva.


La polémica desatada por ese dato falso acabó provocando cuatro víctimas, pero ninguna en el Gobierno o en el MI6: David Kelly, el científico que reveló a la BBC sus dudas sobre la veracidad de ese dato, acabó suicidándose; el periodista que realizó la información, Andrew Gilligan, el presidente de la BBC, Gavyn Davies, el director general, Greg Dyke, dimitieron tras una agria polémica entre la cadena pública y el Gobierno.


La salida a la luz de este informe ha provocado que el MI6 se eche a la empresa privada para evitar que se repita en el futuro un fiasco como el que protagonizó en vísperas de la guerra de Irak.
La agencia ha contratado a un alto ejecutivo, cuyo nombre no puede ser revelado, para que se incorpore al consejo de dirección en calidad de director no ejecutivo. Su misión: asegurarse de que los espías al servicio de su majestad trabajan de la manera más eficiente y efectiva posible.
Éste no será el ultimo cambio: en el futuro, la agencia no enviará información directamente al primer ministro sin pasar antes por Míster R y haber sido evaluada para garantizar su fiabilidad.


Web Oficial de SIS

Fuentes:
"MI6" de Eric Frattini

Diario El Mundo

Diario El País

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post