Pedro Páez, un jesuita en tierras del Preste Juan

Publicado en por Pepola

Desde el siglo XVI hasta el XVII los jesuitas fueron mucho más que misioneros: fueron exploradores de vanguardia en tierras nunca visitadas por europeos como en Tibet, Japón, China, Malasia, Indonesia, Yemen o Etiopía.

 

  En busca del Reino del Preste Juan

 

Preste Juan (2)Desde la Edad Media se extendió por Europa la idea de que existía en África un reino cristiano cuyo monarca era el legendario Preste Juan.

Era un reino perdido, de devotos cristianos, que había quedado aislado del resto de la cristiandad rodeado de paganos y sarracenos... lleno de maravillas y riquezas, casi un paraíso en la tierra y dirigido por un hombre sabio -el Preste Juan- y que era  descendiente de uno de los Reyes Magos.

Los portugueses lo buscaron con la esperanza de alcanzar una alianza militar para proteger mejor sus posesiones de ultramar (Socotora, Ormuz, Diu, Goa y la costa de las Indias).

 

Por su parte, turcos y moros vigilaban muy de cerca el Mar Rojo, sus entradas, y las costas orientales de África, pues si los cristianos llegaban a envenenar las fuentes del Nilo aquello supondría una terrible calamidad para Egipto. Intermitentemente se producían ataques de guerreros musulmanes a los cristianos de Etiopía.

Un primer explorador, el caballero portugués Pero de Covilham, llegó a la corte de Etiopía hacia 1490. Lógicamente, el buen entendimiento entre Portugal y el imperio del Preste Juan fue mal visto por turcos y musulmanes, quienes tras la partida de la delegación portuguesa, se dedicaron a atacar y hostigar a los etíopes, a devastar el país, a destruir sus iglesias...en estas circunstancias comenzó la misión de los jesuítas en Etiopía, dentro de la cual el Padre Páez jugó un importante papel.  

 

pedro-paez.jpgPedro Páez Jaramillo nació en un pueblecito de Madrid en 1564.  

Estudió en la Universidad de Coimbra (Portugal) y con 18 años ingresó en la Compañía de Jesús, los jesuitas.  

Inició un viaje misionero por África y Oriente que le llevó a Etiopía desde Goa (India), llevado por la idea de convertir a este país en aliado de España en el cerco al Imperio Otomano de los turcos. Salió de España en 1588, vivió múltiples aventuras y no regresó a España jamás.

Pedro Páez recorrió -cuando fué apresado como esclavo- el inaccesible Yemen y fue el primer europeo que entró en la mítica Etiopía con una doble misión:

religiosa, porque deseaba la conversión al catolicismo de los coptos,

y política, para alcanzar una alianza con los cristianos del mítico Reino del preste Juan y presionar al Islam desde el sur.

Escribió la más importante historia de Etiopía, obligada referencia a día de hoy. También fue el primero en probar el café y en escribir sobre él.

Como arquitecto, levantó un palacio e iglesia en Górgora (Etiopía).  

Era un hombre de acción, un aventurero ilustrado. Conocía varias lenguas y aprendió las de los países y lugares donde iba. 

Pero su mayor logro fue el descubrimiento de las fuentes del Nilo Azul... aunque la Historia atribuye este descubrimiento al escocés James Bruce, que llegó a este lugar en 1770... 152 años más tarde de que lo hiciera Páez. 

Ni la cara oculta de la luna ha ejercido tanta fascinación como el misterio de las fuentes del Nilo. Durante 2.000 años fue el secreto geográfico más grande desde el descubrimiento de América.

Confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon contemplar el rey Ciro, el gran Alejandro y Julio César” afirmó en sus memorias.

En los años siguientes Páez levantó un palacio de piedra de dos plantas a orillas del lago Tana, por encargo del emperador etíope, mostrando sus cualidades como arquitecto, albañil, carpintero y herrero.

Murió el 25 de mayo de 1622 y fue enterrado en la iglesia de Górgora que él mismo había construido, hoy abandonada, junto a las fuentes del Nilo.

Un personaje olvidado que merece ocupar el lugar que le corrresponde en los libros de Historia.


Fuentes:

"Dios, el diablo y la aventura" de Javier Reverte.

Más información sobre el mítico reino del Preste Juan

Etiquetado en Historia de España

Comentar este post

pachi 04/09/2011 00:03



Con la Compañía de Jesús hemos topado :) Muy interesante el artículo, Emma, además me hace recordar algo que he 'vivido' en mi último viaje: las Misiones jesuíticas que se fundaron en el siglo
XVII en territorios que hoy corresponden al norte de Argentina, suroeste de Brasil y gran parte de Paraguay, principalmente. Eran más de 30 ciudades controladas por los jesuitas y en cada una
podían vivir hasta 4.000 (cuatro mil) personas, guaraníes principalmente, que, gracias a la 'protección' de los jesuitas, escapaban del control de los esclavistas, que tenían en los pueblos
amerindios una gran fuente de 'materias primas'.


Treinta microciudades. Unas 100.000 personas. Eso explicaría, en parte, por qué la Compañía de Jesús fue expulsada de la Corona española por Carlos III en 1767, quizás por miedo a que los
jesuitas algún día se 'independizaran' y, especialmente, por las presiones del lobby esclavista, tal como se refleja en la maravillosa película 'La Misión', con Jeremy Irons y Robert de Niro.


Lo dicho, que me ha encantado aprender algo nuevo sobre un jesuita en África, en las Fuentes del Nilo Azul...