Nauru, el país que se autodestruyó

Publicado en por Emma Rodriguez

Es pequeño país desconocido pero que guarda algunas características muy particulares.

Nauru es una isla de Micronesia completamente aislada, que se debilita en el Pacífico, a medio camino entre Australia y Hawai.

Entre estas particularidades tenemos que es el país insular más pequeño del mundo, la república independiente más pequeña, el país miembro menos poblado de las Naciones Unidas -13,770 habitantes-, y además es la única república en el mundo que no posee una capital oficial, sin embargo se le asigna esta función a la ciudad de Yaren.

Hoy , la población de Nauru está considerada como una de los lugares donde habitan las personas más obesas en el mundo, lo que tiene como consecuencia que sea el país con mayor índice de enfermos de diabetes tipo 2. Más del 40% de la población padece esta enfermedad. La media de la esperanza de vida es de 49 años escasos.

La República de Nauru, que es una nación isla, del Pacifico Sur, apenas 21 kilómetros cuadrados. Cuya historia los últimos 30 años es de lo mas curiosa, pasando de ser una de las naciones mas ricas del mundo, a ser una de las mas pobres.

Perteneció a Alemania durante el siglo XIX, luego fue ocupada por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial, y finalmente consiguió la independencia en 1968 tras ser administrada por las Naciones Unidas.

De acuerdo a su geografía, Nauru tiene la singularidad de ser una de las tres únicas islas fosfóricas del Océano Pacífico, lo que le valió durante mucho tiempo una relativa estabilidad económica. Pero no fue hasta 1970 que el control de la explotación de los fosfatos paso al pueblo de Nauru.

Los ingresos de los fosfatos convirtieron a los Nauruanos en uno los pueblos mas ricos no solo de del Pacifico, sino del mundo entero. Pese a ser un país de escasos 13000 habitantes, contaban con una aerolínea internacional con 5 aviones que unía la isla con los países mas importantes del Pacifico. Paralelamente a esta riqueza el país empezó a invertir en propiedades inmobiliarias en Australia.

La realidad económica y social de Nauru es dura, teniendo en cuenta que su principal y casi única fuente de ingresos -la exportación de fosfato- se agotará totalmente antes del año 2050. Ha este hecho habría que agregarle que aproximadamente el 90% de la población de Nauru se encuentra agobiada por el desempleo.
En Nauru no hay impuestos, la tasa de paro se estima en el 90 por ciento, y la mayor parte de los empleos están asociados a tareas de gobierno.
La tasa de analfabetos alcanza el 96%.

Pero el dinero fácil de los fosfatos fue malgastado, tanto por el gobierno como por los propios Nauruanos. Los fondos de reserva que contaba el estado, fueron repartidos en varias tandas, por los sucesivos gobiernos de la isla para ganar votos. La gente tenia varios coches y a veces ni se molestaba en arreglarlos cuando se estropeaban y se compraba otros. Por otro lado los trabajos físicos en las minas no eran realizados por la gente de Nauru, sino por gente traidos de otras islas.

Así fue hasta finales de los 90, en los que los costes de mantener la aerolínea internacional, la mala gestión del gobierno, la bajada de los precios de los fosfatos unido a que empezaron a escasear, produjeron que el país se fuera a la banca rota.
En 2005, fue embargado el único avión que quedaba de Air Nauru.

En la actualidad la situación es tal que el gobierno de Nauru no tiene dinero ni siquiera para desarrollar algunas de las funciones más básicas del gobierno. Por ejemplo, el Banco Nacional de Nauru está en quiebra y es insolvente.

Aquí empezó la caída del país, la gente que antes había vivido a todo tren, empezó a pasarlo mal. Las inversiones del país en Australia fueron embargadas.
En los años 90 Nauru fue un paraíso fiscal. Fue acusado de vender pasaportes, facilitar el blanqueo de dinero y demás negocios ilegales.

En la actualidad las fuentes de ingresos de este país, antes rico y esplendoroso, quedan reducidas a la renta que le paga Australia por tener un campo de refugiados alli y la ayuda que le proporciona Taiwan a la isla a cambio de tener un escaño amigo en la ONU.

Casi un 80% de la superficie de Nauru ha quedado inutilizada a causa de los yacimientos mineros, y sólo una fina franja de unos 150 metros de ancho es fértil. Toda la población depende de una sóla desalinizadora de agua.


Es triste, pero también es el ejemplo de lo que ocurre cuando a un país se le terminan los recursos naturales.


Fuentes:
News BCC (en inglés)
Cabovolo
La brújula verde

Etiquetado en Geografía

Comentar este post