Nanotecnología, el futuro ya está aquí

Publicado en por Emma Rodriguez

La nanotecnología revolucionará en diez años la vida cotidiana de forma similar a lo que supuso la electricidad, la máquina de vapor o los ordenadores personales.

Se llama nanotecnología a las tecnologías y aplicaciones que usan el comportamiento peculiar que tiene la materia cuando se encuentra en estructuras muy pequeñas, a una escala menor que un micrómetro, es decir, a nivel de átomos y moléculas.

A estas escalas, las leyes clásicas de la física ceden el paso a las de la física cuántica y se pueden obtener nuevos materiales con propiedades muy diferentes de las que presentan en su forma "normal" macroscópica.

Así, los cambios producidos afectan a características como por ejemplo el color, la conductividad, la reactividad y la resistencia, y estos cambios, lejos de ser futurología, ya tienen aplicaciones generales en prácticamente todos los campos.


Tratamientos, implantes y aparatos quirúrgicos muy mejorados, partículas capaces de suministrar fármacos directamente a los tumores, materiales más resistentes para la construcción o laboratorios en chip para hacer autodiagnósticos en casa son algunos de los productos de consumo que ya son una realidad y que usa la nanotecnología.

Las aplicaciones prácticas y la verdadera revolución de la nanotecnología todavía están por ver. Las aplicaciones son prometedoras en campos de lo más variados: conservación de alimentos, eliminación de células cancerígenas utilizando nanobots, baterías que duran más, aparatos electrónicos que consumen menos, nuevas fuentes de energía, células solares más eficientes, tejidos libres de arrugas y repelentes de líquidos, lentes que no se rayan, electrónica más pequeña y más rápida.

También está presente en pantallas de vídeo flexibles, cosméticos, circuitos integrados en la ropa, raquetas de tenis, calcetines y dentífricos, y en más de 800 productos registrados de nanotecnología fabricados por 420 empresas de 21 países.

Los productos que incorporan nanotecnología o son manufacturados mediante la misma pasarán del 0,1% actual al 15% en 2015 del total, según un informe de la OCDE que señala que la extensión de esta tecnología se realizará en tres fases.

La primera, en la que nos encontramos actualmente, sitúa estos productos en el ámbito industrial. Para 2009 llegará a los mercados electrónicos y en 2010 se extenderá a todos los bienes de consumo.


En la primera fase de su evolución, la nanotecnología ya está implicada en sectores empresariales tan diversos como el textil, el automovilístico o el de equipamiento electrónico. En la industria del automóvil, se emplea para reforzar los parachoques debido a su potencial para incrementar la resistencia y capacidad de absorción de los materiales y para mejorar las propiedades adhesivas de la pintura.

En el sector textil, la nanotecnología es la solución perfecta para que los países desarrollados puedan competir con las regiones de bajo coste productivo ya que añade a los tejidos propiedades "inteligentes". Existen proyectos de productos textiles con funcionalidades electrónicas tales como sensores que supervisen el comportamiento corporal, mecanismos de auto-reparación o acceso a Internet.


En cuanto al sector energético, la nanotecnología es clave en la fabricación de nuevos tipos de baterías con una duración mucho más prolongada, en la fotosíntesis artificial para la generación de energía limpia o en el ahorro energético que supone la utilización de materiales más ligeros y circuitos más pequeños.


El estudio señala como empresas de cosmética encuentran aplicaciones contra las arrugas basadas en liposomas que transmiten los fármacos a través de la piel o incluso polvos de maquillaje que son nanopartículas que modifican el reflejo de la luz, para impedir apreciar la profundidad de las arrugas.


La UE, Líder en Inversión

La Unión Europea encabeza la inversión pública mundial en el sector, con más de 2.000 millones de dólares anuales, seguida por Estados Unidos, con 1.700 millones de dólares; Japón con 1.000 millones, y el resto del mundo, con 700 millones.

En España ha habido un fuerte crecimiento en investigación y desarrollo relacionado con las nanotecnologías en la última década, ya que de menos de cien científicos que se dedicaban a este campo en el año 2000 se ha pasado a más de mil ubicados en distintos centros investigadores.

Pero, pesar de este crecimiento, la inversión en España es de 1,2 euros por persona y año, cantidad muy inferior a la media de la UE, cifrada en 4 euros.


Fuentes:
Diario 5 días

Etiquetado en Tecnología

Comentar este post

Carlosribero 02/13/2010 06:03


hola me intereza mucho lo que pones en tu blog o escribes, es bastante factico y especial, me encanta de de verdad. felicidades


Pepola 02/13/2010 11:01


¡Gracias Carlos!
Un saludo.