Letonia, la historia de una bancarrota

Publicado en por Emma Rodriguez

mapa_letonia_limites.gifAunque ya hace meses que la situación económica de Europa del Este ha dejado de estar de moda, sus problemas siguen sin solucionarse y su solvencia económica es una catástrofe.

No obstante, aunque consideremos a la UE una misma región económica, hay muchas diferencias entre los países y uno de los más curiosos es Letonia, que tiene el triste honor de competir con España por la mayor tasa de paro de la Unión Europea.

La moneda del país es el Lat, desde 2004 esta moneda ha tenido paridad fija con el euro, equivaliendo 1 lat igual a 1,42 euros. Dado que los tipos de interés estos años eran altos en Letonia, la población prefirio pedir hipotecas en euros, con tipos de interés más bajos y un tipo de cambio fijo, la operación financiera era de bajo riesgo, en principio.

La economía del país es poco industrial y no se fomentan las inversiones productivas, solo las ligadas al consumo y al inmueble.

El crédito comienzó a fluir a expuertas, además en euros, con lo que sus prestamistas, los bancos suecos, no asumieron riesgos con los tipos de cambio, por lo que su caída fué asumida enteramente por la población. Esta avalancha de dinero provocó un alza artificial y temporal del precio de los imuebles y otros activos, lo que hizo que bajase la capacidad adquisitiva de los letones... sin embargo sus casas valían más, con lo que se sentían más ricos.

Una vez la crisis de crédito estalla, el mercado inmobiliario letón se colapsa, la caída del PIB para este año 2009 se establece en un 19%, dado que el Lat tiene paridad fija con el Euro, y dada la fortaleza de está moneda frente al dólar, la libra, y otras... el resultado natural para la economía Letona fué un colapso en su economía que no conlleva una devaluación de su moneda, lo que hace al país muy poco competitivo.

En Letonia el salario mínimo, 255 euros (brutos), tiene la misma retención (34%) que los salarios mensuales de 10.000 euros, 15.000, 20.000 o superiores.
En cambio, los beneficios empresariales sólo tributan un 15%.


Los Letones se encuentran con deudas en euros, sueldos en Lats, los inmuebles cayendo, la tasa de paro subiendo sin parar, sin un apoyo en la economía productiva que no se desarrolló estos años
.

riga_view.jpgLetonia es un país joven. Fué independiente de 1918 a 1940 –víctima del acuerdo nazi-soviético- y de nuevo desde 1991, con poco más de 2 millones de habitantes que en poco tiempo pasó de una estructura económica “comunista” dirigida por Rusia a un experimento ultraliberal que originó unas cifras de crecimiento asombrosas y a la situación actual en la que la solvencia del país depende –de nuevo- de la ayuda exterior.


Lo primero que hay que resaltar es que desde que Letonia recobró su independencia se volcó en olvidar el pasado soviético que en 1991 dieron la ciudadanía sólo a aquellos que pudieran demostrar su residencia en Letonia antes de 1940, y a sus descendientes, dejando sin nacionalidad a la minoría rusa –el 30%- que la consiguió 10 años después pero que aún es discriminada, volcándose en occidentalizar el país. En 2004 ingresó en la OTAN y la UE y construir una economía radicalmente distinta... se puede decir que llegaron al liberalismo por su nacionalismo antisoviético.


En política siempre han estado gobernados por la “derecha” que estableció un tipo impositivo único para todos los asalariados (“flat-tax”) del 23% en 1997, despido libre y prácticamente gratuito, condiciones fiscales muy ventajosas para las empresas y sin costes a las ganancias de capital.


latvia_riga1.jpgSe convirtió durante muchos años en uno de los países con mayores crecimientos del continente y desde 2004 de la UE, con crecimientos del PIB de dos dígitos.


Los bancos escandinavos inundaron de crédito barato el país provocando una burbuja de consumo que tuvo su reflejo en la burbuja inmobiliaria: un apartamento de dos habitaciones en la capital, Riga, costaba 250 mil euros y se vendía sin entrada cuando el salario medio de un letón es de 400€ al mes.


El paro se redujo a un 5%, y desde 2006 hasta 2008 el costo de la mano de obra se duplicó. La inflación se triplicó hasta el punto que la ropa local y costo de los alimentos eran de casi el doble que en Inglaterra.

En 2007, los letones presentaron la menor tasa de ahorro de los hogares en la UE y era típico ver a letones viajando a Alemania y Finlandia a comprar productos más baratos que en su país.


Según la Asociación de Bancos de Letonia, los préstamos y créditos baratos se habían cuadruplicado desde 2004 hasta 2008, alcanzando el 95% del PIB de Letonia a principios de 2008. La mayoría de las inversiones fueron en la construcción de viviendas y edificios de oficinas – en lugar de la capacidad de exportación – en la creencia de que los bienes raíces -¿Os suena de algo?- crecerían de forma indefinida.

El resto fue a comprar productos importados, muchos de ellos subsidiados, lo que debilitó la fabricación local de Letonia y la base de exportación. En 2007, Letonia tenía el segundo mayor déficit comercial en la UE, después de Bulgaria.


Hasta aquí un esquema que ya vimos repetido en Irlanda e Islandia pero aún más agudizado por otra característica letona que le acerca al caso español: Según varios estudios internacionales, Letonia tenía el peor registro de corrupción entre sus funcionarios gubernamentales de alto rango de los estados post-soviéticos.


En 2004, cuando Letonia se sumó a la UE, recibió más de mil millones de dólares en “fondos estructurales” para el desarrollo de la infraestructura de Letonia -la modernización de las escuelas y la construcción de carreteras y puentes, entre otras cosas- pero junto con esos fondos se produjo un resurgimiento de la antigua afición al soborno típica de la era soviética.

Un informe de 2004 de la Comisión Europea estimaba que alrededor del 20% de la mano de obra letona cobraba en negro.


Pero la crisis global afectó mucho a una sociedad con unos empleos y unos ingresos relacionados con el consumo. Las hipotecas pronto superaron a los sueldos. Según la Guía Mundial de la Propiedad, Letonia sufrió la mayor caída de precios inmobiliarios en el mundo: 50% en un año.


En la actualidad hay propiedades que valen el 70% menos, muchas pymes han quebrado y son numerosos los saldos: zapatos importados comprados por 35€ ahora se venden por 5€.

Fuera de la capital, las grandes explotaciones agrícolas también se endeudaron y la bajada de precios de la leche y los cereales les está conduciendo a la quiebra.

No me cansaré de decirlo: la historia siempre se repite, sobre todo cuando se refiere a la economía y a los ciclos alcistas de bonanza económica que ciegan a la gente cuando tiene dinerito fresco (aunque volátil) en sus bolsillos.

Esta "economía del humo" es muy peligrosa (ya se ven los resultados).

Esperemos que el pueblo letón pueda salir adelante, mas pronto que tarde, y haya aprendendido la lección económica. Y los demás aprendamos también de estos ejemplos para que no se repitan. O al menos poder verlos venir a tiempo.

Fuentes:

Diario sueddeutsche.de

Diario Le Monde

Etiquetado en Economía

Comentar este post