Enclaves provinciales españoles

Publicado en por Emma Rodriguez

En España son muchos los municipios, pueblos, villas y aldeas -y aun extensas comarcas- enclavados, como islas, en otras provincias o comunidades, y aún en otras naciones.

No tuvo siempre las mismas provincias, ni estuvieron siempre agrupadas de la misma manera.
Algunas cambiaron de nombre, desaparecieron sumergidas en otra provincia mayor, o se integraron en regiones distintas a aquellas en las que nacieron.

En España existieron las provincias de El Vierzo (sí, con uve), La Mancha o Calatayud.
Albacete fue parte de Murcia y Pamplona la capital de Cantabria.
Y no hace tanto de todo esto.

A finales del siglo XVIII el gobierno del país era verdaderamente difícil y la eficacia administrativa era más bien escasa. Había decenas de enclaves de unas regiones y provincias en otras, además de varias categorías distintas de territorios convivían en el Reino de España.

Los primeros intentos serios de organizar el territorio español de una manera más o menos racional proceden del siglo XIX, pero no fué hasta la aprobación de la Constitución de 1978, España se vertebra en 17 comunidades autónomas.

Los enclaves son territorios incluidos en otro de mayor extensión con características diferentes: políticas, administrativas, geográficas, etc.

La mayor parte de ellos han sido más o menos polémicos a lo largo del tiempo.
Casi todos ellos tienen un origen feudal y sobrevivieron a la extición de la mayor parte de los enclaves internos españoles junto con la reorganización territorial de 1832, aún vigente en casi toda su extensión.


El caso más llamativo es el que constituye el municipio de Llivia, que se encuentra dentro de Francia, aunque pertenece a Cataluña.

Llivia tiene doce kilómetros cuadrados y dista tan sólo tres kilómetros del puesto fronterizo español más próximo, situado en Puigcerdá. Hoy hay tan sólo 951 habitantes.

¿Por qué la existencia de este enclave? Pues debido a un simple olvido administrativo y burocrático.

Cuando Felipe IV y Luis XVI firmaron las paces, tras veinticinco años de guerra hispanogala -en la denominada paz de los Pirineos en 1659-, Llivia quedó fuera del pacto por el que los franceses se anexionaron Rosellón y Conflent. Se especificaba en el tratado que serían tantos y cuantos pueblos los que pasaban a manos galas; pero daba la casualidad de que Llivia era villa, que no pueblo, o aldea, y se salvó de tal forma de la anexión gala. Los llivienses guardan como oro en paño el libro-pergamino de sus fueros: el libro Ferrat.

Por cierto que, en su Ayuntamiento, existe una curiosa fatografía del rey Alfonso XIII, abuelo de don Juan Carlos, visitando Llivia. Ningún otro monarca ni jefe del Estado español ha visitado este enclave.


-Treviño, el enclave más polémico.
Es
un enclave de la provincia castellana de Burgos dentro de Álava (País Vasco).

Proporcionalmente, el tamaño del enclave es enorme. 228 km² sobre los 2.900 de la provincia de Álava, un 8% de su superfcie.

El origen del enclave, como suele ser habitual, lo encontramos en la Alta Edad Media, en las guerras castellanas y navarras. El actual territorio del enclave ha pertenecido a Castilla durante un milenio (exceptuando un breve periodo de tiempo en el que formó parte de Navarra), y sólo se convirtió en enclave en 1833, tras la división provincial de Javier de Burgos en la que se basa el actual mapa político de España.

Su nombre significa tres conjines o tres caminos.
Lo cierto es que Treviño es un enclave estratégico entre La Rioja, Navarra y Vascongadas, y que a ello debe el tener una historia agitada. El condado fue árabe, luego castellano y después navarro.

Es el enclave más polémico de Esapaña:  el debate tiene varios puntos de vista, el histórico y el político. A lo largo del siglo XX los treviñeses se han pronunciado en varias ocasiones a favor de su pertenencia a la provincia de Álava (cuya capital, Vitoria, está mucho más cerca que Burgos, de la que dependen administrativamente), pero la Comunidad Autónoma de Castilla y León siempre se ha negado a dar su brazo a torcer.


Más información: ¡¡Treviño es Castilla!!

-Un rincón valenciano entre Castilla y Aragón.


El Rincón de Ademuz es una comarca que pertenece administrativamente a la provincia de Valencia, y que cuenta con unos 370 km² de superficie.

Geográficamente se encuentra situada entre las provincias de Cuenca (Castilla-La Mancha) y Teruel (Aragón).


Como en los demás casos, el origen de su situación peculiar se encuentra en la Edad Media. El territorio del enclave fue conquistado por Pedro II de Aragón en 1210.


Aproximadamente medio siglo más tarde fue anexado al Reino de Valencia, recién conquistado por Jaime I, hijo del anterior. En 1269 el rey donó la localidad de Arcos de las Salinas al Consejo de Teruel, convirtiendo al Rincón de Ademuz en un exclave valenciano.

 

Más información: Web oficial de Ricón de Ademuz


Los otros enclaves todavía existentes hoy son: Petilla de Aragón, que pertenece a Navarra, pero situada en tierras aragonesas de Zaragoza. Hoy sólo tiene 56 habitantes, aunque en los tiempos que vivió allí Ramón y Cajal tenía 455 habitantes.

La mayor parte de los enclaves que restan se encuentran situados en tierras de Castilla la Vieja. Cosa nada extraña, porque la Reconquista se hizo a base de dar fueros y libertades a villas y hombres, que les liberaran de pertenecer a la nobleza o al clero, al poder feudal, y dependían directamente del rey.


Así tenemos los términos de Basconcillos de Ebro (Berzosilla), Lastrilla y Cezura, en la provincia de Santander (hoy Cantabria) y pertenecientes a Palencia; el término municipal de Rebolleda, en Palencia, pero que depende de Burgos, y los términos de El Ternero y Sajuela, en la provincia de Logroño (hoy La Rioja) pertenecientes a la de Burgos. Pero en Burgos, en contrapartida, están el pueblo de Villodrigo y el de Peral de Arlanza, que son palentinos.


Y terminamos por el Norte indicando que el valle de Trucios, enclavado en Vizcaya, pertenece a Cantabria.


Fuentes:
Diario El País
Fronteras Blog

Etiquetado en Historia de España

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

jose manuel 01/16/2010 00:05


¿Que pasa con -anchuras?
Un saludo


Emma Rodriguez 01/16/2010 00:32


Como comento en el blog hay muchos más de los mencionados (sino este articulo seria muy largo) y uno de ellos (entre otros) es el que nos propones Anchuras, enclave de Ciudad Real entre Badajoz y
Toledo.


pachi 10/26/2009 23:49


Otra aclaración jajaja: quería decir burgalés, no cántabro. Lo cierto es que siempre pensé que Treviño era un enclave cántabro...


pachi 10/26/2009 23:47


Una aclaración: cogí el coche desde Grao (Asturias) je je... no desde Canarias jaja


pachi 10/26/2009 23:46


Tú no sabías que mi bisabuela materna era del condado de Treviño, ¿verdad? Una vez, hace doce años, cogí el coche y me fui un fin de semana solo a Treviño, para ver si encontraba a descendientes de
mis ancestros. Mi bisabuela se apedilladaba Odriozola. O sea, que un octavo de mis genes tiene origen vasco o, en este caso, cántabro ;)


Emma Rodriguez 10/27/2009 08:20


¡Pues no lo sabia! Vaya que cosas XD