Corea del Norte, el reino ermitaño

Publicado en por Emma Rodriguez

Corea del Norte es uno de los países más desconocidos del planeta.

La actual realidad coreana (dividida en dos polos aparentemente opuestos) es consecuancia directa de su historia. Corea sigue siendo un país dividido y lastrado por un pasado en el que la opresión, las desigualdades sociales y la guerra han sido una constante.


La situación estratégica de la península, como punto privilegiado de entrada a Asia oriental, convirtió Corea en un objetivo primordial para potencias colonizadoras (chinos, japoneses y, posteriormente, europeos y norteamericanos), hasta bien entrado el Siglo XX.


El pasado mes de septiembre, la República Popular Democrática de Corea cumplió 61 años, lo que la convierte en el Estado revolucionario más longevo de los que oficialmente existen. Durante ese tiempo, Corea del Norte ha atravesado periodos de crecimiento económico y una brutal crisis económica durante los años 90; ha vivido dos guerras y un largo periodo de paz armada.


La dinastía de los Kim, fundada en 1948, se consolidará como la primera monarquía comunista de la historia de uno de los penúltimos paises comunistas, pues ya ha designado a su hijo menor, Kim Jong-un, como el futuro Líder.

 

El control del tránsito en Corea del Norte es riguroso. Los extranjeros que acceden al país deben cumplir una serie de requisitos ineludibles con el fin de evitar la entrada de personas que puedan poner en peligro algún aspecto del sistema norcoreano. Una vez obtenido el visado, el viajero puede ser objeto de controles rutinarios o seguimiento de su viaje, en caso de ser sospechoso de disidencia. La mayor parte de entradas y salidas se producen a través de la frontera con China.


Las fuerzas armadas son un pilar fundamental. De hecho, la administración de la tensión bélica ha sido el principal instrumento de relación entre Corea del Norte y el bloque oponente durante su medio siglo de historia. Descomunal para un país de su tamaño, las fuerzas armadas norcoreanas son tenidas en Occidente por efectivas, poderosas y temibles, aunque más por su magnitud y entrega que por unos avances tecnológicos:

Edad mínima de ingreso: 18 años.
Tropas: Unos seis millones de hombres de hasta 49 años.
Reclutas en el servicio militar: Más de 3,4 millones.
Alistamientos anuales: Casi 180.000.
Ejército de Tierra: Cerca de un millón de efectivos. (100.000 de elite).
Ejército de aire: Entre 70.000 y 103.000 efectivos.
Marina: entre 40.000 y 60.000 efectivos.

El Ministerio de Seguridad Pública es responsable de la policía nacional, con 144.000 efectivos estimados. Los servicios de espionaje e inteligencia dependen directamente del Partido de Trabajadores de Corea.


El cine y el circo son los reyes del entretenimiento norcoreano. Las artes circenses fueron siempre muy cuidadas por los gobiernos próximos al comunismo, y elevaron esa actividad a unas cotas de prestigio y calidad envidiados por los aficionados de todo el mundo. El cine, en cambio, goza además del beneplácito del propio Kim Yong Il, gran cinéfilo, que ha llegado a dirigir varios largometrajes. Las comedias, las historias de amor y el cine épico patriótico son los grandes géneros de la cinematografía norcoreana
.

Ésta es una de las edificaciones abandonadas más grandes del mundo -en la foto-.
Es el  Hotel Ryugyong , que mide 330 metros, tiene 105 plantas que ofrecen una superficie de 360.000 m², supuestamente tendría 3000 habitaciones, haciendo de este edificio la construcción más sobresaliente de toda la ciudad y también del país y el 2º hotel más alto del mundo (por debajo del Rose Rotana Suites y superando al Burj Al Arab), claro, eso sólo seria posible si estuviera terminado.

Se empezó a construir en 1987 y se detuvo en 1992, dejando allí solamente una inmensa estructura de hormigon de 750 millones de dólares que en cualquier momento podria venirse abajo, pero que despúes de 16 años se dedicaron a pulirlo y a organizar en los pisos superiores con antenas para telefonia móvil... obviamente solamente para miembros del gobierno porque como turista no puedes llevar un teléfono porque la policia lo retiene al llegar.

Lo más parecido a internet en Corea del Norte es la red Kwangmyong (estrella refulgente), establecida en 1997 y administrada por la Agencia Central de Información Científica y Tecnológica. Esta "intranet" provee de contenidos destinados a la comunidad universitaria, así como a los centros de investigación médica, económica y científica

Las condiciones en las que viven los ciudadanos tras sus fronteras es todo un misterio.
Cuando esta teniendo amplio eco en el mundo la amenaza nuclear del régimen comunista norcoreano de Kim Yong-Il, uno de los mas armados y numerosos del mundo, mantiene a gran parte de su población -23 millones- sometida a las peores miserias.

La situación actual de Corea del norte es de verdadero terror.

Un informe de la Asociación de Abogados Coreanos, publicado por el periódico estadounidense 'The Washington Post' revela cuáles son las condiciones en las que viven los cerca de 200.000 presos políticos que están internados en auténticos campos de concentración.
Según indica el informe, "el hambre es un problema que persiste con un 37% de los menores con malnutrición crónica" en Corea del Norte. El régimen, añade, obstaculiza el acceso al Programa Mundial de Alimentación de la ONU a regiones necesitadas del país. 400.000 personas podrían haber muerto en prisiones en los últimos treinta años.

Las últimas imágenes por satélite, accesibles a todo el mundo a través de Internet, revelan la existencia de estas instalaciones en las montañas de Corea del Norte.
Las imágenes corroboran buena parte de las historias de los supervivientes, ya que muestran incluso las entradas a las minas donde los antiguos presos dicen que trabajaban como esclavos. También se ven los lugares donde los reclusos eran obligados a presenciar ejecuciones, además de torres de vigilancia y alambradas electrificadas que rodean todo el perímetro de los campos.

Los testimonios de los que han logrado y de los antiguos guardias que han logrado salir del país son la base de este documento que recoge como los detenidos son obligados a trabajar entre 12 y 15 horas diarias, y como sufren importantes enfermedades derivadas de la malnutrición.
La dieta diaria de estos centros de detención se basa fundamentalmente en maíz y sal.
Cuando entran en el campo de concentración se les dan unas ropas que son las que llevarán durante toda su estancia, sin posibilidad de cambio, y viven sin calcetines, ropa interior, jabón o toallas. En la mayoría de las ocasiones los fallecimientos por enfermedades relacionadas con la malnutrición suceden alrededor de los 50 años.

Los reclusos tienen prohibido cualquier contacto con el mundo exterior y el intento de suicidio está penado con la extensión de la condena. El número de campos de concentración en Corea del Norte ha pasado de 14, que había en un principio, a cinco grandes instalaciones, según antiguos guardias. El llamado Campo 22, cerca de la frontera con China, tiene casi 50 kilómetros de largo por 40 de ancho, un área más grande que la ciudad de Los Angeles, donde hay unos 50.000 reclusos.

Según el informe, los campos de concentración de Corea del Norte existen desde hace medio siglo. Aunque es imposible obtener cifras precisas, gobiernos occidentales y organizaciones defensoras de los derechos humanos estiman que cientos de miles de personas han muerto en estos campos.
Corea del Sur es el hogar de muchos supervivientes de los campos que han contado su experiencia a su servicio de Inteligencia, que probablemente sabe más sobre estas instalaciones que cualquier otra agencia del mundo.
La versión oficial del régimen norcoreano es que estas instalaciones no existen y, para evitar la presentación de pruebas, las autoridades limitan el movimiento de los extranjeros a los que se permite entrar en el país.

Artículos como plantas, animales, cualquier tipo de pornografía, propaganda de masas, radio, sistema de posicionamiento global (GPS) no están permitidos... allí la noche se vuelve tenebrosa porque cortan la corriente eléctrica.

Mantienen a su población en constante tensión bajo el lema de la "Guerra Revolucionaria, la Movilización Permanente contra el Gran Enemigo Imperialista de Clase y sus aliados, colonizados, etc."
Con esta polarización y "frente a los enemigos de clase que están siempre al acecho", el régimen comunista totalitario de Kim Jong-il justifica la represión y controles permanentes, el desarrollo constante del ejercito, la policía y fuerzas de seguridad, las hambrunas y muy duras condiciones de vida y trabajo, etc., que lleva soportando la inmensa mayoría de la población durante años.

 

Fuentes:

Noticias norocoreanas en Internet

Noticias rioja2

Diario Washington Post

Etiquetado en Geografía

Comentar este post