Al-Qaeda del Magreb y la sombra de la duda

Publicado en por Emma Rodriguez

arabeturbante8tn.jpgLo que se viene denominando Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), es una nebulosa de asociaciones armadas en las que se mezclan grupos religiosos, organizaciones de traficantes, mafias de la droga, contrabandistas y bandas de delincuentes.


Generalmente se considera que la matriz fundamental del AQMI lo componen varias falanges del Grupo Salafista de Predicación y Combate argelino, que se vieron obligados a buscar refugio en el desierto tras ser atacados y diezmados por el Ejército argelino en las principales zonas montañosas del país y ahogados financieramente.


Los recientes secuestros, primero del francés en el oeste de Mali, y posteriormente el de los tres cooperantes catalanes, ilustran en realidad el "gran juego" que se está desarrollando en la región. En el cual están interesados no sólo los países limítrofes antes citados, sino potencias internacionales.


Estados Unidos y Francia en particular, pero también Rusia y China. Y ello porque los intereses en juego son colosales: yacimientos energéticos, recursos mineros estratégicos como el uranio y un corredor geográfico natural que une el África subsahariana con el Magreb y puente con Europa.

 

Periodistas franceses han presentado un informe con informaciones de inteligencia que sitúan a Al Qaeda del Magreb en la órbita de los servicios de inteligencia de Argelia... tendría el objetivo NO DECLARADO de generar inseguridad en la región y de facilitar intervenciones militares extranjeras en la zona para asegurar el negocio de los hidrocarburos y otros recursos.


La reivindicación hecha por el AQMI del secuestro, no ha eliminado las sospechas de los expertos antiterroristas. En Argelia y en Marruecos, los dos países más experimentados y limítrofes con esta franja desértica, se sigue pensando que el ex-GSPC "no tiene ni la capacidad, ni los medios de perpetrar secuestros tan espectaculares" como los ocurridos en Mali y en Mauritania.


En los últimos tiempos esta nebulosa, AQMI, ha sufrido golpes espectaculares tanto en Argelia como en el Sahel, lo que incrementa la sorpresa acerca de su autoría.


Tanto en el caso del secuestro del ciudadano francés en Mali, como en el de los tres españoles en Mauritania, los captores tendrían que haber recorrido muchos centenares de kilómetros, incluso miles, para refugiarse en su retaguardia. En ambos casos, el Ejército maliense y el mauritano ayudados por unidades españolas, francesas y norteamericanas, desplegaron medios suficientes como para interceptarlos... lo que hace pensar a los analistas que se refugiaron en guaridas urbanas. Y eso en el caso del AQMI es absolutamente novedoso.

 

Desde el primer momento, tanto las autoridades españolas como las mauritanas apuntaron a la organización terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).


Resulta muy curioso que un día después del secuestro el propio ministro de Interior del Gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba, apuntó en esta línea, aunque la reivindicación no se produjo hasta el 8 de diciembre.

Ese día una grabación sonora difundida por Al-Yazira, El Ministerio de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dió credibilidad a la grabación, y hasta el momento no ha recibido ninguna nueva información, o de haberlo hecho no ha trascendido. que reivindicaba la autoría del secuestro.

 

Al contrario de lo que ocurriera con la negociación del atunero Alakrana, el Gobierno ha decidido llevar las gestiones de este secuestro con prudencia y dosificando la información que se facilita a la opinión pública.


En una reciente comparecencia ante el Senado norteamericano, los expertos antiterroristas encargados de la región del Sahel, emitieron serias dudas en cuanto a la capacidad del AQMI para implantarse en la zona.


Sobre la base de sus propias investigaciones los norteamericanos afirman que las fuerzas antiterroristas argelinas, marroquíes y libias, les han asestado duros golpes. A ello se une "la incapacidad (de los yihadidstas) para alcanzar sus objetivos en materia de reclutamiento" de nuevos combatientes.


Daniel Benjamin, el coordinador de la lucha antiterrorista en el Departamento de Estado, estima que aunque siga siendo una amenaza, el AQMI "no ha conseguido sus objetivos".

John Carson, el subsecretario para asuntos africanos, por su parte, asegura que Al Qaeda en el Magreb "no ha conseguido alianzas significativas con los movimientos de insurgentes o son las redes criminales en la región".


Todo ello muestra aun más, si cabe, la complejidad del entramado terrorista en la región y la opacidad de sus vínculos exteriores y de ciertas informaciones dudosas acerca de esta organización que no se leen en la prensa.

Algo a lo que el Gobierno de España parece que no está teniendo en cuenta.

 

Fuentes:

El Imparcial

Routers

Etiquetado en Crimen Organizado

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post