Aguas Internacionales

Publicado en por Emma Rodriguez

boya_aguas.jpgEl mar ha pasado en los últimos años de ser una zona libre y abierta para todas las naciones del mundo, a ser controlado por algunas pocas potencias.

Una tercera parte de todos los océanos del mundo han pasado, de ser simplemente ‘alta mar’ para convertirse en anexos de los diferentes países...

La dominación de los mares ha sido causa de conflictos y guerras durante toda la historia. Se consideraba que alta mar no pertenecía a nadie ni a ninguna nación.

Un jurista Holandés llamado Hugo Grotis publica en el año 1609 el principio de libre utilización del mar por todas las naciones. En 1703 se establece la soberanía de las aguas territoriales a un ancho de un tiro de cañón que equivalía a unas 3 millas de la costa.

En 1930 algunos países deciden ampliar esta franja de aguas territoriales al darse cuenta de la importancia de las zonas de pesca y otros recursos minerales.


Pero en 1945 las compañías petrolíferas Norteamericanas presionan a sus políticos para que, finalmente el presidente Harry Truman decida unilateralmente anexionarse toda la plataforma continental del continente norteamericano debido a la existencia de importantes bolsas de petróleo. Para ello necesita ampliar la franja a 200 millas (321,8688 kilómetros), lo cual hacen también los demás países del mundo.

 

En 1982 se establece en Naciones Unidas una franja de 12 millas de total soberanía y otra de 200 millas para la exclusiva explotación de los mares y fondos marinos. Esta zona ZEE (Zona Económica Exclusiva) entra en vigor muy recientemente, en el año 1996, siendo ratificada por Europa pero NO por los Estados Unidos.

 

El derecho internacional establece que la ZEE sigue sin embargo siendo libre para la navegación, transporte de mercancías, pesca, investigación científica y como espacio aéreo.

 

Según lo establece la Convención de Derecho del Mar, las aguas internacionales están abiertas a todos los Estados, sean ribereños o sin litoral. La libertad de la alta mar se ejercerá en las condiciones fijadas por esta Convención y por las otras normas de derecho internacional:

  • La libertad de navegación.
  • La libertad de sobrevuelo;
  • La libertad de tender cables y tuberías submarinos...;
  • La libertad de construir islas artificiales y otras instalaciones permitidas por el derecho internacional;
  • La libertad de pesca;
  • La libertad de investigación científica...

Por otra parte se establece que serán utilizadas exclusivamente con fines pacíficos (art. 88) y que ningún Estado podrá pretender legítimamente someter cualquier parte estas zonas a su soberanía. Por esto las aguas internacionales son "patrimonio común de la humanidad".


Y, como no, quien hace la ley le busca la trampa. Se han dado casos muy particulares de evasión de leyes de los gobiernos establecidos, ya que estos no poseen jurisdicción alguna en esta zona, por ejemplo el barco-clínica de abortos Aurora, o los casinos flotantes.

 

Fuentes:

Fondear.org

Etiquetado en Derecho Internacional

Comentar este post

Maria 12/30/2009 19:48


Sin hablar de las urbanizaciones de lujo que acotan el mar para su beneficio y sus clientes
selectos.