Olimpiadas y Política

Publicado en por Emma Rodriguez

Nada más internacional y político que las Olimpiadas.

El sueño del Barón Pierre de Coubertin, a cuya iniciativa se dio origen a los Juegos Olímpicos Modernos en el año 1896, era que el deporte reuniera a toda la juventud del mundo.
Sin embargo, este bello ideal choca de frente con el hecho de que las Olimpíadas han sido utilizadas varias veces como punta de lanza de maniobras políticas bien poco idealistas.

Así, las Olimpíadas de Berlín 1936 fueron las primeras en las cuales se les dio un uso político total. Adolf Hitler las concibió como un espectáculo mayestático en la cual se exhibirían los triunfos de la raza aria. Desgraciadamente para él, el atleta negro Jesse Owens ganó 4 medallas de oro y dejó en ridículo a sus Übermenschen (superhombre).

En 1940 y 1944, por su parte, no hubo Olimpiadas, debido a la Segunda Guerra Mundial.

Más de alguien ha apuntado que en la Antigua Grecia las guerras se suspendían para celebrar las Olimpiadas, mientras que en los "más evolucionados" tiempos modernos, son las Olimpiadas las que se suspenden para seguir guerreando...

Durante un acto de premios en 1968, en Ciudad de México, los atletas John Carlos y Tommie Smith alzaron sus puños enfundados en guantes negros, símbolo de los 'Black Panthers', una organización favorable a los derechos de los ciudadanos afroamericanos.

En Montreal 1976, 33 países y cerca de 300 atletas abandonaron las Olimpiadas para protestar porque el Comité Olímpico Internacional (COI) no había sancionado a Nueva Zelanda cuya escuadra de rugby había jugado en Sudáfrica, país excluido del movimiento olímpico por su política de segregación racial.


En 1972, las Olimpiadas de Münich fueron utilizadas como gran pantalla para un acto terrorista inédito hasta la fecha: el secuestro y asesinato de varios atletas judíos, por obra de un comando terrorista palestino.

A partir de los años ochenta, el fin de la Guerra Fría contribuyó a que se alentara notablemente la presión política sobre los grandes acontecimientos deportivos como los Juegos.

Y en 1980, las Olimpíadas de Moscú fueron boicoteadas por Estados Unidos, debido a que se celebraban en el bloque comunista
después de la invasión soviética en Afganistán.

La venganza vino en Los Angeles 1984, ocasión en la cual fueron los rusos y el bloque comunista quienes boicotearon las Olimpiadas.

Tampoco hay que olvidar la violencia callejera que precedió a los juegos de 1988 en Seúl, Corea del Sur.

En el mundo posterior a los atentados del 11-S, las Olimpíadas de 2004 fueron con toda certeza aquellas que mostraron el mayor despliegue de dispositivos de seguridad contra el terrorismo en toda su historia.

El ejemplo más reciente lo tenemos en Beijing, las Olimpiadas 2008, ensombrecidas por los conflictos en el Tíbet y que diversos organismos de todo el mundo, y en occidente particularmente, utilizaron para "pedir" a China que "devuelva" el Tibet...  se volvió un espectáculo político, además de deportivo, con teorías contrapuestas sobre los derechos humanos y la mejor manera de promoverlos.
¿Pensaban que China iba a desocupar el Tibet sólo porque ciertos líderes amenazaban con no ir a los juegos?... que cosa más absurda.


Las Olimpiadas superan al Mundial de Fútbol porque es un torneo en el que las finales se reducen a equipos de 32 países, mientras que las Olimpíadas atraen equipos de más de 200 naciones.

Conclusión

Las Olimpiadas han asumido una dimensión económica preponderante, merced, sobre todo, al patrocinio, a los derechos de televisión y a los enormes intereses financieros –contratos, turismo– que acompañan a cada edición.

Las Olimpiadas son una plataforma mundial, se consideran un objetivo natural para las personas que quieren hacer una declaración política. Es obvio que los gobiernos y las facciones políticas saben que la atención del mundo estará en las Olimpiadas.
Si tienen algún tipo de declaración que quieren hacer este es el escenario ideal para ello
.

Que las Olimpiadas sean un acontecimiento deportivo significa que, por naturaleza, mucha más gente presta atención a los juegos, en comparación a una reunión de líderes políticos, como por ejemplo la reunión del G8 de las principales naciones industriales del mundo, o una cumbre medioambiental.

A ver con que nos sorprenden en las próximas...


Fuentes:
Swissinfo
Siglos curiosos

Etiquetado en Política

Comentar este post