La teoría de los 6 grados de separación

Publicado en por Emma Rodriguez

Todos conocemos esta teoría y la verdad es que el enunciado es bonito: todos estamos conectados pero ¿es cierta?

Esta teoría viene a decir que todas las personas del mundo podrían «conectarse» en seis pasos porque todo el mundo conoce a alguien que conoce a alguien que conoce a alguien, etc.


Un viejo experimento realizado en los años 60' en Estados Unidos sugería que cualquier persona está separada por seis amigos o conocidos de otra.


El psicólogo social Stanley Milgram llevó a cabo el estudio, en el que un grupo de personas elegidas al azar en el oeste de EE.UU. debían hacer llegar una carta a una persona determinada en la costa este de país, pero dicha misiva no podía ser enviada directamente, sino que tenía que ser entregada en mano a un conocido que estuviera más cerca del objetivo final.


Al parecer en el experimento original de Milgram, que se hizo enviando cartas por correo postal, el 95% de los envíos nunca llegaron, lo cual no es muy conocido, pero no dice mucho a favor de la teoría


Un grupo de investigadores que realizaron un experimento semejante, pero actualizado. Los científicos de la Universidad de Columbia en Nueva York (EE.UU.) utilizaron el e-mail para comprobar la teoría de Milgram a nivel mundial.


Pidieron a un grupo de 61.000 personas que re-envíen un correo electrónico a amigos, colegas o conocidos que estuvieran más cerca de una de 18 personas elegidas como objetivo, en 13 países diferentes.


Al igual que en el experimento original, el mensaje no podía ser enviado directamente al receptor.


Los investigadores rastrearon más de 24 mil cadenas de e-mails que se formaron, de los cuales sólo 384 lograron alcanzar su blanco.


Analicemos esto:

De 61.000 emails llegaron a su destino 384... ¿un número bajo no?

El estudio reveló que los emails que llegaron sí daban estos 6 grados, pero,

¿y todos los que no llegaron?


De eso no se habla.... curioso.


Y eso que hablamos de personas en el mundo que tienen email y están conectadas a Internet.

Si esto lo extrapolamos a la idea original de que TODOS estamos separados por 6 personas (somos más 6.000 millones de personas) en todo el mundo... creo que la teoría hace aguas por todas partes.

 

En nuestro mundo occidental, tal vez sea plausible que en algunos casos se cumpla, aunque ya veis que la proporcion de aciertos es asombrosamente baja.


Todas las peronas del planeta viven rodeados de unas mismas personas normalmente. Nuestros circulos no son muy grandes:  familiares, amigos y compañeros de trabajo, por norma general. Son circulos pequeños y poco conectados.


Hay otras personas que si tienen un gran círculo, que se rodean y conocen a mucha gente, como pueden ser los actores, políticos, cientificos que colaboran con otros por todo el mundo, etc. Pero también estos grandes circulos se circunscriben a personas de su entorno laboral mayormente.


Si quiero hacerle llegar un mensaje a alguien fuera completamente de mi entorno, imaginemos, a un agricultor en India, a un aborigen australiano o a un tipo que vive en Corea del Norte... la cosa se complicaría aún mucho mas... la teroría se viene abajo.

La popularidad que ha tenido esta idea es asombrosa. Está claro que es una teoría que a la gente el gusta.


Las personas quieren pensar que sí estamos conectados a un todo, como ya venia diciendo desde hace siglos el misticismo oriental, es como una forma de decir que no estamos solos y que todos estamos conectados... pero la realidad, al menos en este caso, no es cierta.


Tal vez esta teoría sí sea más efectiva para explicar las redes sociales de internet u en otros ámbitos y ver las conexiones que hay entre sí y poder sacar patrones dignos de estudio... es una buena idea pero no es válida para las personas.


Los seis grados de separación podrían ser el equivalente académico de una leyenda urbana.


En fin, la teoría de los seis grados de separación resulta romántica  e interesante, pero no pasa de eso por el momento.

Etiquetado en Misterios Resueltos

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post