Transgénicos, la semilla de la discordia

Publicado en por Emma Rodriguez



Un transgénico (Organismo Modificado Genéticamente, OMG) es un organismo vivo que ha sido creado artificialmente manipulando sus genes.

 

Hay doce millones de agricultores que han sembrado cultivos genéticamente modificados en todo el mundo, donde España ocupa uno de los primeros lugares entre los países miembros de la Unión Europea con el maíz resistente al taladro (una plaga).


Las técnicas de ingeniería genética consisten en aislar segmentos del ADN (el material genético) de un ser vivo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) para introducirlos en el material hereditario de otro.


La diferencia fundamental con las técnicas tradicionales de mejora genética es que permiten franquear las barreras entre especies para crear seres vivos que no existían en la naturaleza.


Por ejemplo, el maíz transgénico que se cultiva en España lleva genes de bacteria que le permiten producir una sustancia insecticida.


El cultivo de maíz  transgénico está prohibido aquí, en Alemania, desde del 14 de abril de 2009. La ministra basó su decisión en estudios de Alemania y Luxemburgo que demuestran la peligrosidad del maíz transgénico, porque no sólo mata al taladro del maíz, sino también a otros tipos de mariposas y escarabajos.

Además, el polen puede contaminar el ADN de plantas convencionales en campos vecinos, y no están estudiados a fondo sus efectos para la salud humana, según la ministra.

Las semillas MON 810 están autorizadas en toda la UE desde 1998.

Los países sólo pueden prohibirlas si presentan estudios nuevos que demuestren su peligrosidad para la salud o el medio ambiente.

Alemania se convertirá en el sexto país comunitario sin cultivos de maíz transgénico, junto con Francia, Grecia, Luxemburgo, Austria y Hungría.
La filial alemana de Monsanto ya ha anunciado que presentará una demanda contra la prohibición.

Monsanto, transgénicos a la carta

Domina con su tecnología el 90% del área mundial cultivada con transgénicos.

Ha facturado en 2007 de casi 8.600 millones de euros con un incremento del 17% respecto al año anterior. De esa cifra, unos 5.000 millones corresponden a las ventas de semillas con un aumento del 25% y otros 3.600 millones a las ventas de productos fitosanitarios con un incremento del 9%.

En el caso de España, la multinacional inició su actividad en 1970 tanto con la venta de semillas como de productos fitosanitarios con unas ventas en 2007 estimadas en unos 120 millones de euros.

En la actualidad, Monsanto cuenta con más de 250 mejoradores investigando en diferentes partes del mundo.


Los Transgénicos y las Patentes



El debate público generado por los organismos transgénicos y, especialmente, por los alimentos genéticamente modificados está sustentado por distintos argumentos a favor y en contra.

En un lado, la creencia que el aumento de productividad y valor nutritivo de estos productos ayudarán a la reducción del hambre en el mundo y al incremento de la seguridad alimentaria en los paises desarrollados.

En el otro, el temor a los riesgos que pueda tener su utilización masiva para la salud humana y el medio ambiente, y la convicción de que el problema del hambre no se debe a la falta de producción de alimentos, sino que deriva de actitudes políticas y mal reparto de los recursos existentes.

Sabías que...

  • España es el único país de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala y que en 2008 se cultivaron unas 80.000 hectáreas de maíz modificado con genes de bacterias.
  • Dos terceras partes de los alimentos que ingerimos contienen derivados de soja y de maíz.
  • A España llegan unos 6 millones de toneladas de soja, de las cuales aproximadamente el 66% es transgénico y un millón y medio de toneladas de maíz, que han sido cultivados en países que han optado por el uso masivo de transgénicos.
  • En los cultivos transgénicos se emplean muchos productos tóxicos, al contrario de lo que dicen las empresas que los promueven, con el consiguiente daño para el medio ambiente y la salud.
  • Se está experimentando con genes de vaca en plantas de soja, con genes de polilla en manzana e incluso con genes de rata en lechuga.
  • Desde el 18 de abril de 2004 todos los alimentos (excepto los productos derivados de animales como la carne, leche y huevos) procedentes de cosechas transgénicas tienen que tener en la etiqueta la mención "modificado genéticamente".

Fuentes:
Greenpeace.es
Diario El País
Diario El Mundo

Etiquetado en Tecnología

Comentar este post