La Organización Mundial del Comercio (OMC)

Publicado en por Emma Rodriguez

La Organización Mundial del Comercio (OMC) es la única organización internacional que se ocupa de las normas que rigen el comercio entre los países.


Su objetivo es asegurar que las corrientes comerciales circulen con la máxima facilidad, previsibilidad y libertad posible.

El resultado es la certidumbre. Los consumidores y los productores saben que pueden contar con un suministro seguro y con una mayor variedad en lo que se refiere a los productos.


La Organización Mundial del Comercio nació en Ginebra en 1995, lo que la convierte en una de las organizaciones internacionales más jóvenes.


La OMC es la sucesora del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), establecido tras la Segunda Guerra Mundial.

Sus reuniones se denominan rondas de negociación.


Hay que señalar que la OMC no forma parte del sistema de Naciones Unidas pero si coopera con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional con el objetivo de lograr una mayor coherencia entre la política económica y comercial a escala mundial.


Está integrada por 153 miembros y 30 naciones en calidad de obeservadores, que representan más del 90% del comercio mundial.

 

Los economistas calculan que reduciendo las barreras arancelarias en agricultura, manufacturas y servicios en una tercera parte se daría a la economía mundial un impulso de 613.000 millones de dólares, lo que equivaldría a añadir una economía del tamaño de Canadá a la economía mundial.

 

Es un foro mundial en el que los miembros pueden negociar la apertura de nuevos mercados y bajo que reglas. Sin embargo, los últimos diez años han demostrado que los países industrializados tienen el papel predominante.


Tienen la capacidad financiera para imponer sus intereses en el proceso de negociaciones. Han comprendido el mecanismo para, a través de la OMC, acceder a nuevos mercados sin dejar de proteger los propios. Una muestra de ello son las subvenciones agrícolas europeas.

La OMC está jugando en estos tiempos un papel decisivo en la economía mundial y en las esperanzas que muchos países en desarrollo tienen por salir de su situación de postergación en todos los sentidos.


Organizaciones no gubernamentales demandan una reforma estructural para que los países en desarrollo tengan un mejor acceso a los mercados.


Un punto importante para alcanzar este objetivo es dotar a la organización de una mayor transparencia. Que todas las delegaciones tengan acceso a las negociaciones y documentos de discusión. Sin embargo, será difícil alcanzar un consenso en una organización integrada por 153 miembros, donde hay múltiples opiniones pero nadie que marque la ruta a seguir.

 

Las cartas que se barajan en la OMC son en realidad unas recetas económicas de enorme complejidad que tienen repercusiones no sólo para el comercio internacional sino también para el desarrollo nacional de cada país.


La complicada negociación de la Ronda de Doha

La avaricia de los países desarrollados por abrir nuevos mercados para sus productos en países en desarrollo mantiene atascada la ronda de negociaciones de la Organización Mundial del Comercio desde hace ocho años.

Se suponía que la Ronda de desarrollo de Doha iba a restaurar el equilibrio tras décadas de reglas comerciales injustas en la agricultura y a abordar las necesidades de los países en desarrollo. En cambio, las negociaciones han traicionado esta promesa. La ronda se ha convertido en una negociación de acceso a mercados en la que se pide mucho a los países en desarrollo y éstos reciben poco más que viejas promesas sobre los beneficios de la liberalización.

Los países ricos se han salido con la suya convirtiéndola en una negociación de acceso a mercados agrícolas, de servicios, de propiedad intelectual, etc. Es decir, se ha dirigido a garantizar los intereses de los países desarrollados. Las promesas de poner fin a los subsidios agrícolas que distorsionan el mercado se han relegado a lo marginal.


Está claro que
el objetivo de este juego es el libre comercio, no el desarrollo.

Fuentes:
Web de la OMC
Diario El Mundo

Etiquetado en Economía

Comentar este post