Una nueva política sobre los Derechos Humanos en España

Publicado en por Emma Rodriguez

Vivimos una época de paradojas:
por un lado los gobiernos (democráticos y dictatoriales) combaten con fiereza el terrorismo y, por otro lado, estos gobiernos se parecen cada vez más a los terroristas que dicen combatir.


Muchos gobiernos dicen combatir en nombre de la libertad pero encarcelan sin juicio a miles de personas; afirman expandir la democracia por el mundo pero lo hacen destruyéndola.

El terrorismo es una amenaza real para miles de personas, pero hoy la amenaza más dura está en aquellos gobiernos que lo combaten sin principios. La democracia puede perder su significado a fuerza de reivindicarla con hipocresía.


No debemos acostumbrarnos a que los gobiernos no tengan ni muestren principios.
Esto es terrible.

En una democracia tenemos la ventaja de que los gobiernos deben enfrentarse a una reválida de los ciudadanos y no se debería permitir que los gobernantes no tengan principios o que se renuncien a ellos a cambio de tratados con otros países, energía u otra cosa... aplicar la famosa "hacer la vista gorda" porque quiero conseguir algo.

La pobreza


La pobreza tiene muchos mitos.

Uno de ellos es que todos somos responsables de la misma, porque así nadie es responsable.


Yo no soy igualmente responsable del "crimen de pobreza" que el gobierno de Israel cuando derriba miles de viviendas de palestinos o cuando el dictador de Zimbabue utiliza la escasez de cereales para dejar hambrienta a la oposición.

¿Por qué los Estados no se ocupan de la pobreza y la dejan en manos de ONG´s?

Es una forma de despreocuparse del tema y trasladarlo a los ciudadanos con mensajes tipo "Apadrina un niño".


La pobreza puede ser erradicada.
Si no se hace es porque a ciertos países nos interesa mantener la desigualdad y, por tanto, el status quo.

¿Por qué la mayoría del dinero no se destina a los países más pobres?
¿Por qué tiene que ir a América Latina? A no ser que se utilice para favorecer la posición de nuestro país desde el gobierno a nivel estratégico, político y económico...

El debate sobre la pobreza cambiará, y empezaremos a vencerla cuando comparezca esposado ante un tribunal cualquiera de los "Pinochet de la pobreza" que ha dejado sin vivienda, sin agua o sin educación a millones de personas.

¿No resulta raro que, a pesar de las terribles estadísticas sobre la pobreza en el mundo, nunca nadie haya rendido cuentas ante un juez?

La pobreza deja en indefensión a millones de personas.

Lo que hace falta es verla desde otro punto de vista.

Más que caridad y donaciones que aplaquen la mala conciencia,

¿porqué no se hace una ley que, directamente, la prohíba como se hizo con la esclavitud?

 

Los pobres son esclavos; esclavos del hambre.

 

Las nuevas constituciones que se están haciendo están incluyendo la salud, la educación y la vivienda como derechos ante un juez.

En España, si yo no llevara a mi hijo al colegio en primaria, la policía se lo llevaría a la escuela; sólo porque el derecho a la escolaridad está recogido como tal en la Constitución.

Pero no están recogidos temas tan importantes como la vivienda, la salud o la pobreza.

No se puede hablar de utopía para referirse a la abolición de la pobreza cuando hace cien años la abolición de la pena de muerte también lo era.

No se está combatiendo la pobreza. La pobreza no disminuye, sino que aumenta, y es porque no se lucha contra ella.

Todo es una cuestión de voluntad política.


El 10 de diciembre de 2008, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó por consenso el Protocolo Facultativo al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Este instrumento posibilitará que las víctimas de vulneraciones de derechos como la salud, la vivienda o la educación puedan solicitar protección y reparación. Para que entre en vigor, al menos 10 Estados deben firmarlo y ratificarlo.

 

España puede convertirse en un actor decisivo siendo de los primeros estados en firmarlo y ratificarlo y promoviendo que otros Estados lo hagan.


Si deseas colaborar puedes enviar tu firma al presidente José Luis Rodríguez Zapatero solicitando la ratificación del Protocolo para que quienes viven en la pobreza tengan acceso a la justicia.


Mujeres y Trata de Personas

La violencia de género no se afronta desde un enfoque de derechos humanos.

En España, hay una ausencia clara de medidas para prevenir las agresiones sexuales, proteger a las víctimas y procesar a los responsables.

Los aspectos más olvidados y más ocultos de este grave problema son la violencia sexual que sufren las niñas y niños. Además, persiste una falta de equidad territorial alarmante, lo que lleva a una desigual atención a las víctimas en función del lugar de residencia.


Por otra parte, la Trata de personas es otro problema de extrema gravedad.

La trata y el tráfico de personas son delitos que se han incrementado en forma alarmante en los últimos años, debido a las difíciles condiciones de vida en los países menos desarrollados, al endurecimiento de las políticas migratorias en los países industrializados y al hecho de que por mucho tiempo estos fenómenos no fueron considerados como un problema estructural sino como una serie de episodios aislados.

Este comercio sexual existe porque es muy muy rentable:
Siete mujeres menores de edad o niñas pueden llegar a producir 80.000 dólares por mes.


El derecho a la reparación de todas las víctimas de violencia de género, cualesquiera que sea el abuso sufrido, así como el de sus familiares no está garantizado hoy en día en España.

Pese a la adopción de un Plan Nacional, contiene todavía muchas lagunas y las víctimas siguen desprotegidas.

La tortura

La tortura no es sólo ilegal e inmoral, sino que es además ineficaz.
Utilizando la tortura y los malos tratos cualquiera te cuenta cualquier cosa, y eso puede llevar una investigación hacia cualquier lado.

Las mismas fuerzas de seguridad lo saben. Lo que hay que hacer es investigaciones bien hechas, escuchas por orden de los jueces... la labor de policías normales.
Si a todo ello se le suma que es utilizado como argumento por la otra parte es evidente que debería erradicarse.

El problema es que hasta ahora no se asume... precisamente como un problema. O bien unos dicen que son casos aislados muy esporádicos u otros exageran diciendo que siempre ocurre.

La única forma de superar el nivel y el volumen de tortura es reconocer que existe. Una vez reconocido, habría que poner videocámaras bajo auto judicial, abolir el régimen de incomunicación que las favorece, la falta de investigaciones imparciales y mecanismos efectivos de rendición de cuentas y reparación a las víctimas cuando se producen estos hechos.

Actualmente en España se puede mantener detenida a una persona en régimen de incomunicación por un periodo de hasta 13 días, los primeros 5 sin tener la posibilidad de ser llevado ante un juez, lo que viola normas internacionales de derechos humanos como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. En el artículo 7 se lee:

Artículo 7

"Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes."


El Gobierno español debe eliminar la detención en régimen de incomunicación  o se aseguren todas las garantías para los detenidos, como el derecho a  la asistencia letrada y médica de libre elección.

La tortura no es un factor de preocupación social en España, los medios de comunicación no lo tocan casi nunca.

Artículo en el periódico El Mundo "La tortura en España no es un caso aislado"

 

Inmigración


¿Qué mensaje dan los gobiernos a los ciudadanos cuando se pone vallas en nuestras fronteras y patrulleras para evitar esa marea humana? Utilizan el sistema de control y esto, aparte de dar mala imagen a los inmigrantes, es totalmente ineficaz. Y caro.


¿Qué cantidad de dinero que cuestan al Estado estas medidas?

Según el SIVE (Sistema Integral de Vigilancia del Estrecho) supuso un gasto entre 1999, año de su inauguración y 2004, de 150 millones de euros, lo que significó 1800 euros por inmigrante interceptado. El gasto desde entonces no ha hecho sino aumentar.

 


Lo que sí ha fracasado históricamente es la política de puerta cerrada a los inmigrantes.

Ha fracasado en costes humanos (miles de vidas en los fondos oceánicos del estrecho de Gibraltar), en costes económicos (la cantidad de recursos invertidos en policía fronteriza, rayos infrarrojos, barcos, sistemas de control digital), y en eficacia (los imigrantes son ya 120 millones de personas en todo el mundo y van creciendo).

 


Si se gestionan bien los flujos migratorios, éstos pueden resolver algunos problemas básicos de nuestra sociedad, y para ello un pacto global de inmigración que favorezca la llegada (y la salida) ordenada de inmigrantes y su reparto. Es decir, pasar del concepto de control de la inmigración al concepto práctico de gestión de la inmigración.

 


¿No vale la pena probar esta nueva forma de tratar la inmigración si la anterior ha fracasado?

El Gobierno Español que debe cumplir los compromisos internacionales suscritos en materia de derechos humanos y, por lo tanto, garantizar que estas reformas legislativas no se traduzcan en un recorte de las garantías de protección a las personas inmigrantes en nuestro país o solicitantes de protección internacional (sea asilo u otras formas de protección). Además, debe adoptar las medidas necesarias contra la discriminación, el racismo y la xenofobia que puedan derivarse de la situación actual.

Pide al Gobierno español que no rebaje los derechos de las personas inmigrantes y solicitantes de asilo.


Conclusión

La sociedad hoy está mucho más humanizada que hace sesenta años.

Hace más de seis décadas el ejército de El Salvador mató a 5.000 campesinos en una aldea remota y nadie lo supo hasta diez años después.
Hoy es imposible que cosas como esa se oculten aunque alguien lo desee. Ahora tenemos también la leyes y no faltan ejemplos de cómo la sociedad avanza hacia la no domesticación. Ahí está la sociedad británica como ejemplo de cómo se ha de cuestionar constantemente a un gobierno.

Hay ahora mucha gente involucrada y mucho más organizada, y todos ellos sirven de freno a los abusos del poder; un freno que antes no existía.

¿Quién habría pensado hace diez o quince años que Pinochet podría ser recluido en Londres por orden de un juez español debido a crímenes acaecidos en Chile?; pero ahora ya hay centenares de personas procesadas por violación de los Derechos Humanos.

¡Por primera vez en la historia se ha procesado a un jefe de estado en ejercicio!

Las cosas se pueden cambiar, las sociedades son más avanzadas, las democracias están más consolidadas -aunque en mi opinión limitadas- y el mundo en general está más preparado para enfrentarse a retos como estos.

Si deseas ver todas las campañas que están en marcha en España
y enviar tu firma puedes hacerlo desde:


Actúa, en la Web de Amnistía Internacional

También en ACNUR (El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) podeis acceder a más información.

Fuente:
"Derechos Torcidos" de Esteban Beltrán, director en España de Amnistía Internacional.

Etiquetado en Política

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post