Rusia y Chechenia

Publicado en por Emma Rodriguez



Tras el desmembramiento de la Unión Soviética fue declarada la independencia del territorio del cáucaso, bajo el nombre de República Chechena de Ichkeria. Como consecuencia de esta declaración de independencia, el entonces presidente de la Federación Rusa -Boris Yeltsin- envió tropas a Grozny.

Los rebeldes fueron aplastados.

Murieron casi 100.000 personas; pero la calma fué pasajera. La voluntad mayoritaria del pueblo fué la de seguir siendo independientes: no se consideran rusos.

Tras la guerra, pese a que la población quedó diezmada, la oposicón frente a Moscú prosiguió... pero claro, el territorio donde se encuentra es fundamental -como siempre, el petróleo-. Por allí discurren las rutas que necesita Rusia y occidente para que el oro negro llegue a su destino.
 Y controlar el petróleo, controlar esas rutas es controlar un inmeso negocio.

Septiembre, 1999, en otro 11/S, en un bloque de edificios de Moscú estalló una bomba. Murieron 92 personas. apenas 48 horas después muy cerca de allí otro atentado en un edificio de apartamentos segó la vida de 112 personas más. Pocas horas después, desde Moscú se culpa de los atentados a terroristas de origen checheno -mulsumanes para más señas- y que eran activistas vinculados a la red Al-Qaeda. Aquella acusación fué la excusa que sirvió al ejército ruso para entrar de nuevo en Grozny.
Ésta vez la ofensiva fué más brutal: el país quedó destruído.
Se calcula que muerieron casi 150.000 personas, casi no quedaron hombres.

Finalmente un nuveo gobierno tomó el poder. Ésta vez el nuevo gobierno era completamente pro-ruso... Moscú se había quitado el problema de encima.

Pero la represión no terminó, ha sido contínua y ha actuado ipso facto en cuanto alguna persona o colectivo han formulado acusaciones.

Tal son los célebres casos de:

 -Anna Politkóvskaya que fue asesinada cuando investigaba torturas en Chechenia,
-la activista y también periodista Natalia Esteminova comenzó a denunciar las violaciones de los derechos humanos cometidas por las milicias prorusas del actual presidente Ramzay Kadirov, y
-el ex espía ruso que murió envenenado por polonio 210 en Londres, Aleksandr Litvinenko.

A los tres les unía una misma acusación: los atentados de septiembre de 1999 -decían los tres- no fueron ejecutados por activistas chechenos, ni mucho menos por miembros de Al-Qaeda. Los tres señalaban como culpables a los servicios de inteligencia de Rusia.

El propio Litvinenko dedcó un libro a este asunto donde ofrecía todo tipo de pruebas para demostrar que aquellos atentados habían sido fruto de una acción de los servicios de inteligencia. Este hecho también fué defendido por  Sergei Yushenkov que formaba parte de la comisión oficial encargada de estudiar aquellos atentados. Mientras investigaba la implicación de los servicios secretos también fué asesinado; nunca se supo quién le había disparado.

Hubo un cuarto intento de atentado también en Moscú. Varios hombres se acercaron a un edificio y colocaron en la base un bulto sospechoso; pero un vecino los vió y llamó a la policía. Detuvieron a dos de las tres personas que habían deposito los artefactos: curiosa y casualmente eran agentes de los servicios de inteligencia pero, fueron puestos en libertad.

En aquellas fechas, al frente de los servicios secretos rusos, se encontraba quién después sería presidente: Vladimir Putin. Ya había sido designado pro Boris Yeltsin como su sucesor. Curiosamente cuando se produjeron los atentados, el apooyo de Yeltsin era del 35% de los rusos... no iba a ser reelegido salvo que ocurriera algo... algo relacionado con la seguridad del país. Las elecciones se iban a celebrar en octubre. El ataque sobre Chechenia incrementó de foma exponencial el apoyo a Yeltsin -entonces golpeado por numerosos escándalos de corrupción-. Pero ante la presunta amenaza terrorista, el pueblo volvió a apoyarle: ganó las elecciones con el 65% de los votos.


Bibliografía:

-Anna Politkóvskaya:

  • Chechenia. La deshonra rusa (2003)
  • Una guerra sucia: Una reportera rusa en Chechenia (2003)




-Litvinenko, Aleksandr (2007). Rusia dinamitada.

Etiquetado en Actualidad

Comentar este post