Coltán, el oro gris estratégico

Publicado en por Emma Rodriguez



A finales de la década de los 90's comienza el negocio de la telefonía celular a acelerarse en todas partes del mundo. Al mismo tiempo mercenarios y empresarios, comienzan a controlar las minas del Coltan en el Congo.
 
La explotación de columbita-tantalita (coltán) del que se extrae tantalio y niobio, (metales escasos) es imprescindible para la fabricación de numerosos artefactos electrónicos. Estos metales son muy resistentes al calor y optimizan el consumo de electricidad.

Ahora, la casi totalidad de nuestras comunicaciones están basados en todos estos aparatos: GPS, télefonos móviles, pantallas de televisión de plasma, ordenadores portáties, PDAs, MP4, sistemas de comunicación y navegación de aviones, naves espaciales, satélites espaciales, barcos...
También es usado en aleaciones para centrales nucleares, gaseoductos, satélites y misiles. Además se usará en proyectos de supermodernos trenes de deslizamiento magnético (TAV, el famoso tren bala de origen francés).

En el Congo se encuentran los mayores yacimientos de Coltán, (entre el 65 y el 80 % según diversas fuentes). El 10% está en Australia, 5% está en Brasil, y 5 % en Tailandia. Como se puede deducir de todos estos datos, la importancia estratégica de este producto no escapa a ningún gobierno de ningún país, ni a ninguna empresa multinacional. 


La explotación de personas y de los yacimientos de coltán está dirigida en parte por industriales chinos e indios, también hay australianos, franceses, norteamericanos, belgas e ingleses.


El material se extrae mediante procesos similares a los que servían para sacar el oro en California en 1800. Se hacen agujeros en el suelo con palas y después echan agua al lodo, y se mete en zonas de lavado, donde el metal se deposita en el fondo por su mayor peso.


La mayoría de los mineros son niños y adolescentes.

 
Ruanda es uno de los mayores exportadores mundiales del preciado material, mientras que de su suelo no se extrae ni un gramo de Coltán.

 


Ruanda y Uganda están hoy exportando Coltán, lo roban del Congo y se lo llevan por aire y por tierra dentro de una estructura perfectamente organizada. Estos dos paises, Ruanda y Uganda, son mostrados como ejemplo dentro de Africa por el Banco Mundia en obscenos informes que subrayan el éxito económico de estos países.


Nos han explicado que muchas de las guerras en la zona son por motivos étnicos, pero la ONU no duda en afirmar que este mineral estratégico financia las guerras y es una de sus causas principales. Por ejemplo, Uganda no tiene coltán pero exportó en 1999 la cantidad de 69,5 toneladas, ¿cómo lo obtuvo?


Ruanda, mediante el tráfico ilegal de coltán, ha ingresado en sólo 18 meses, ¡¡¡8.300 millones de euros!!! También comercian con otros minerales importantes, como casiterita, germanio...


Ambos países (qué casualidad) cuentan desde 1997 con el respaldo de los EE UU. El informe de la ONU es especialmente crítico con el Banco Mundial, ya que no olvidemos que es un invento y ahijado suyo. El BM pondera de forma muy positiva en sus últimos informes los éxitos económicos de Uganda, propuesto desde hace 15 años como modelo de desarrollo africano por EE UU, sin que medie comentario alguno sobre el origen de la extraña procedencia de sus ingresos. Ni una palabra sobre las lucrativas exportaciones de oro, diamantes y coltán, a pesar de que es un país sin producción propia.

 

El contrabando de coltan también se ha identificado como la mayor fuente de ingresos para la ocupación militar del Congo. Debido a la dificultad de distinguir entre la explotación legítima y la ilegítima, algunos fabricantes de aparatos electrónicos han decidido, por motivos éticos, dejar de lado esta zona del mundo como fuente de coltan, y dirigirse a otras fuentes.

 

El ejército ruandés, por ejemplo, transporta el coltan hasta su país, donde se trata y purifica en la Somirwa (Sociedad Minera de Ruanda), antes de ser exportado. Y desde ahí, lo envía para Europa. Su destino serán las potencias de occidente, principalmente Estados Unidos, Alemania, Holanda, Bélgica y Kazajstán, que también entra en el juego.


En algunas zonas se han cancelado licencias para la explotación del coltan anteriormente concedidas a compañías norteamericanas, y se ha instituido el monopolio de la Sociedad Minera de los Grandes Lagos (Somigl), que es una sociedad integrada por Africom (belga), Prometo (ruandesa) y Congecom (Surafricana).


La demanda de coltán por parte de las industrias occidentales alcanzó su punto más alto a finales del año 2000, cuando empezaron a utilizarse nuevas tecnologías en teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos. Según John Lasker, de Toward Freedom, la subida de los precios se debió esencialmente a la producción masiva de la Playstation II de Sony, que vino acompañada de una escasez del suministro a nivel mundial. En consecuencia, el precio del coltán aumentó de forma espectacular: de unos 60 dólares el kilo en 1999 pasó a aproximadamente 800 dólares en diciembre de 2000.


Más información:

Coltán, el regalo envenenado de Congo

El coltán, un 'mineral' estratégico

Coltán, sangre y armas en Congo, La Audiencia Nacional investiga el expolio de este mineral estratégico.

Etiquetado en Actualidad

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

jose 08/08/2009 00:32

Me pareze muy interesante este articulo ,y encuentro muy entristecedor que juegen con la vida de esa pobre jente. Que es la que sufre estas luchas de poder , enmascaradas como genocidios o gerras trivales y que esconda toda esta maraña de juegos entre garandes potencias para controlar sus recursos naturales que ya tienen ipotecados y mal vendidos , ahogados por los intereses que no pueden pagar.