Las plantas más extrañas y raras

Publicado en por Emma Rodriguez


La rareza es relativa.
Lo que puede ser extraño para mi puede no serlo para otro. Sin embargo, en el reino vegetal, hay definitivamente algunas especies que la mayoría de la gente reconocería como altamente inusuales. Curiosamente las más bonitas son las que peor huelen:

 

-Aro gigante (Amorphophallus titanum), planta que es originaria de la selva de Sumatra y que tiene la particularidad de hacer crecer a la flor más grande del mundo: la flor de cadáver.

Fué descubierta en el año 1878 por el botánico italiano Odoardo Beccari. El ejemplar más grande conocido hasta hoy fue presentado por el Jardín Botánico de Bonn en Alemania en el año 2003, llegando a medir 2,74 metros.

Posee características llamativas no sólo por su aspecto, sino por lo que es la lógica de su funcionamiento y vida.

 

El aro gigante puede llegar a vivir cuarenta años, pero en todo ese tiempo la flor de cadáver crece no más de tres o cuatro veces. La flor crece a diez centímetros por día, alcanzando alturas que la llevan a medir hasta dos metros y medio de alto, pero con tanto esfuerzo y tantos años sin aparecer, una vez que frenó su crecimiento, la flor de cadáver muere a los tres días.

 

Esta no es la única curiosidad de esta flor. Durante su crecimiento la flor de cadáver emite un olor fétido a carne podrida que le ha granjeado su nombre, el cual sirve para atraer insectos polinizadores que intercambiarán polen para su reproducción. 

Los insectos que se acercan a ella son moscas que buscan cadáveres para depositar sus huevos, de los que saldrán luego larvas.

 

 

-Hydnora africana, una curiosa y colorida planta parásita que es originaria del continente africano, pero cuya familia (las hidnoráceas) se ha distribuido también por Sudamérica y Centroamérica.

Esta planta crece bajo tierra, expandiéndose debajo de la superficie para solamente asomar lo que podemos ver: una hermosa flor de color rojo que es en realidad, al igual que la flor de cadáver, una fuente de olores asquerosos, esta vez similares a las heces de animales.

 

Nuevamente la respuesta a estos olores la encontramos en la propia subsistencia de la planta, quien busca con ello atraer insectos polinizadores que buscan heces. Es más, en algunas ocasiones la Hydnora africana es capaz de actuar como trampa apresando a los escarabajos que la polinizan. Los escarabajos son quienes salvan la reproducción de la planta, quienes se ven atraídos por sus olores. La flor los mantiene apresados mientras ésta se realiza, abriéndose luego para que puedan escapar.

Los frutos de la Hydnora crecen también debajo de la tierra, y son un muy sabroso alimento que es buscado por puercoespines, rinocerontes, armadillos, monos y chacales.

 

 

-Rafflesia arnoldii:

Esta expectacular planta crece en Indonesia, sobre todo en Sumatra y Borneo, aunque también se ha prolongado por el sudeste asiático.

La Rafflesia arnoldi crece como parásita en los árboles, por lo cual sólo puede verse su flor. Se instala en las raíces de los mismos debajo de su tronco, de donde puede absorber los nutrientes del mismo.

Fue descubierta en el año 1818.

Puede llegar a pesar hasta 11 kilogramos y medir hasta un metro de diámetro (ideal para poner en el florero, jeje).

 

Al igual que muchas plantas de su tipo, estas flores crecen en períodos muy separados entre sí (varios años), y también emiten un olor fétido que les permite atraer insectos.

Sin embargo, la Rafflesia arnoldii tiene una característica peculiar (aunque no exclusiva de su tipo). A este aroma fétido que sirve para atraer insectos polinizadores que buscan animales en descomposición, la planta añade emisión de calor, lo cual también es útil para atraer insectos.

 

 

 

-Wollemia nobilis: este extraño árbol había sido sólo descubierto en 1994 a través de sus hojas fosilizadas por más

de 120 millones de años; hoy existen menos de 100 ejemplares en la naturaleza salvaje.

 

Tiene una extraña corteza que parece burbujas de chocolate, varios troncos y sus hojas tienen la apariencia de un helecho creciendo en espiral. Pueden crecer hasta 125 pies de altura. Está considerado como un fósil viviente.

 

 

 

 

-Vive en los desiertos de Angola y Namibia y parece un alienígena: es la Welwitschia mirabilis.

Se trata de una planta desértica que cuenta con características morfológicas muy peculiares. Así como la ven en la foto, la Welewitschia crece de un tronco grueso que da lugar a dos únicas hojas.

 

La planta logra sobr

evivir en este hostil clima desértico gracias a unas estructuras de sus hojas que hacen posible que extraiga el rocío nocturno del desierto.

 

Sin embargo, a pesar de este mecanismo de supervivencia (el cual no ha sido probado concluyentemente aún) la planta está en peligro de extinción y es un tesoro muy apreciado por coleccionistas. Su característica más llamativa es su lapso de vida, el cual puede alcanzar los 1000 años, y se cree que -a pesar de lo difícil que resulta medir su edad- algunos ejemplares llegan a vivir 2000 años. Fue descubierta en el año 1860.


-Nepenthes rajah: Esta es tal vez una de las plantas raras más famosas de todo el mundo debido a susinsectívoras características, las cuales la vuelven una de las más eficaces de todo nuestro planeta.

La Nepenthes crece en Melanesia (Malasia, Borneo) y normalmente en altitudes que van desde los 1500 hasta los 2500 metros sobre el nivel del mar. Los terrenos en los que prolifera son terrenos más bien húmedos en los que el agua se filtra, aprovechando esto la Nepenthes para extraer el sustrato de agua que precisa para sobrevivir.

 

La cavidad que tiene la planta sirve para apresar organismos en su interior y digerirlos. Normalmente la planta captura hormigas, arañas o moscas, ¡pero se han encontrado casos en los que ha llegado a atrapar mamíferos! Sin embargo, suele tratarse de ratas o pájaros enfermos, y son más bien la excepción a la regla.

 

 

-Wolffia angusta: también conocida como la lenteja de agua australiana. Es una fanerógama, que mide 0,6 mm de alto por 0,33 mm de ancho y pesa 0,15 mg. Es la flor mas pequeña del mundo, ya ves las que caben en un dedo...

 

 

 

 

 

-Drakaea glyptodon es un extraño tipo de orquidea nativa de Australia. Es comunmente conocida como orquidea martillo. Estas orquideas han desarrollado un curioso método de polinización, ya que únicamente es polinizada por la avispa Thynnid. Para conseguir ser polinizada la planta imita la forma del abdomen de la avispa hembra e incluso desprende feromonas iguales a las que desprende la hembra para así atraer al macho.

 

 

 

-También hay árboles extraños, aunque este es más bien conocido. Se trata del célebre Baobab, un árbol muy conocido en África (que es el continente cuna de todas estas extrañas especies) que en realidad lleva la nomenclatura científica de Adansonia, y que da lugar a varias especies diferentes que crecen en zonas desérticas.

Sus características son fascinantes, o tal vez debiera catalogarlas como intrigantes. Son árboles que pueden llegar a crecer hasta 25 metros a lo alto, pero esto no es lo más llamativo. Lo que asombra es su descomunal tronco, ¡¡¡el cual puede llegar a medir hasta 40 metros de diámetro!!! 

Más allá de la curiosidad que este enorme tronco pueda suscitar, su grosor tiene una explicación evolutiva. Al crecer en zonas desérticas este árbol debe almacenar agua, y el grosor de su tronco es capaz de almacenar hasta seis mil litros.

Se trata de un árbol que no suele tener hojas, pues sólo brotan en épocas lluviosas, y que da lugar a unas flores y frutos que son muy atractivos; particularmente los últimos tienen forma de melón.

 

Etiquetado en Botánica

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Anna 05/10/2012 18:20


En lo personal las  maravillosas plantas raras me encantan, en especial la
belladona, Efedra y Sinicuichi.

Anna 05/10/2012 18:19


En lo personal las  maravillosas plantas raras me encantan, en especial la
belladona, Efedra y Sinicuichi.