Covada, empatía masculina en el parto

Publicado en por Emma Rodriguez






Parece ser que este ritual nació como parte del tránsito de las sociedades matriarcales a las patriarcales. Los hombres, en un intento por obtener el poder sobre todos los aspectos de la comunidad, se apropiaban del parto y el postparto, recibiendo así los cuidados que realmente necesita la madre y haciéndose con el control de la experiencia del alumbramiento,
incluyendo dolores, reclusión posterior, restricciones alimenticias y tabús sexuales.

El marido, cuando mujer estaba alumbrando su primer vástago, se tendía en el lecho conyugal y simulaba los dolores del parto, mientras ella, en otra estancia paría efectivamente. Daba la sensación de que la costumbre se había iniciado cuando el marido quería autentificar su paternidad.

Es presumible que la costumbre de la covada apareciera en sociedades que realizaban el tránsito del matriarcado al patriarcado. Se tienen referencias de la covada en el sur de Europa y en las islas mediterráneas, lo cual basta para afirmar que estuvo relacionado con los pueblos que rendían culto a la Gran Madre, pueblos de carácter telúrico y ginecocrático. Poco a poco, con el ascenso de los pueblos que practicaban cultos solares y masculino (aqueos, dorios, etc) se impuso la sociedad patriarcal, pero subsistieron formas ligadas a la antigua tradición. La covada debió aparecer en los momentos de tránsito: el hombre quería reivindicar su importancia en todos los momentos de la vida social, incluso en algo que no le correspondía: dar a luz.


Hasta mediados del siglo XX se ha constatado alguna forma de covada en todas partes: Laponia, Borneo, Inglaterra, Francia, Brasil, Alemania...
y también en España.

Podeis descargar un audio sobre esta peculiar costumbre aqui: link

Etiquetado en Antropología

Comentar este post

sara | colchones viscoelásticos 03/01/2012 17:06


parece increible esta tecnica de apoyo en el parto